En Estados Unidos todo vale contra los disidentes del sistema

Publicado:

Cualquier amenaza al status quo del capital provocará que todos los cañones puedan ser usados para sofocar la «rebeldía»

Noticias populares

La lista de activistas, músicos, managers y promotores muertos en circunstancias extrañas, es enorme. Uno de esos casos es el de John Lennon. Foto: BOB GRUEN/EMI

Raúl Antonio Capote (Granma).— En las décadas de los 60 y los 70, en EE. UU., los servicios especiales libraron una gran batalla contra todo aquel que disintiera del status quo. Ser considerado un offsider podía tener graves consecuencias.

La lista de activistas, músicos, managers y promotores muertos en circunstancias extrañas, es enorme. Jimi Hendrix falleció por una sobredosis de drogas cuando ya no era un drogadicto; John Lennon, Michael Jeffrey, Donald Rex Jackson, Elvis Presley, Buddy Holly, Otis Redding, Janis Joplin, Jim Morrison, Mama Cass, Keith Moon, John Bonham, Bob Marley y Sal Mineo conforman un índice de más de 50 artistas muertos en situaciones dudosas.

Alex Constantine, en el libro Covert War on Rock, plantea que «los sectores de la inteligencia respondieron a los movimientos antibelicistas y por los derechos civiles, llevando a cabo un programa de asesinatos encubiertos».

Se infiltraron elementos provocadores en las principales organizaciones proderechos civiles de las minorías antibélicas, estudiantiles, juveniles, feministas y políticas. Todos y cada uno de los identificados como enemigos del sistema fueron sometidos a una estrecha vigilancia.

Plantaron falsas historias; lanzaron proclamas apócrifas de corte violento o racista; utilizaron la desinformación para la realización de eventos y reuniones en los que se enviaban direcciones falsas o dobles citatorios, y se cambiaba el contenido de las cartas para crear disgusto y divisiones internas entre los miembros y activistas de los grupos.

Se chantajeó, se acosó constantemente a los dirigentes, se crearon grupos falsos con agentes encubiertos, para realizar acciones que provocaban rechazo en la población. Nada se dejó a la casualidad.

En 1971, la Policía y la Guardia Nacional, convocadas por Ronald Reagan, entonces gobernador de California, reprimieron por la fuerza a los estudiantes de la Universidad de Berkeley, quienes, junto a voluntarios diversos, habían construido el Parque del Pueblo en 1969. El parque fue arrasado y, sobre él, se construyó un parqueo de autos de varios pisos, en un intento por borrar del imaginario el símbolo de la unidad y la utopía.

Con propósitos similares se creó la woodstockmanía, un gran negocio con el que se vendieron miles de discos; el rock entró en el circuito, se intentó domesticarlo, hacerlo comercial. El cabello largo, los jeans y las sandalias se convirtieron en moda.

La propaganda acentuó el lado negativo de la contracultura, vendió la imagen de la drogadicción, de la sicodelia, del alcoholismo, desvirtuando la esencia de la lucha antibélica, de la lucha contra la discriminación racial, contra la intolerancia del sistema. Todo quedó perfectamente enmarcado en sexo, droga y rocanrol.

La cia y el fbi trabajaron de conjunto para impedir, a toda costa, la fusión de la Revolución Política Negra y la Revolución Cultural Blanca.

Todo ese aparato gigantesco de guerra encubierta iba a ser dirigido también contra la Cuba revolucionaria. La cia haría todo lo posible por evitar los puntos de encuentro entre el socialismo cubano y la contracultura estadounidense.

Fuente: Imperialismo del siglo XXI: Las guerras culturales.

Fuente: granma.cu

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Unos cinco mil diputados de toda China participan en sesiones consultivas y legislativas anuales

Las sesiones consultivas y legislativas anuales del gigante asiático, uno de los eventos políticos más importantes de China, marcaron el acontecer noticioso en Beijing este fin de semana y es que los miembros del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional se reunieron para debatir proyectos de leyes, propuestas e informes, previo a la segunda sesión de la decimocuarta legislatura. Por otro lado, los asesores del país se alistan para la segunda sesión del decimocuarto Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino que comenzará mañana.

Le puede interesar: