Inicio Artículos Celebración por el 20 aniversario de la Operación Tormenta

Celebración por el 20 aniversario de la Operación Tormenta

1501
0
Compartir

 

Cuatro de Agosto de 2015. Se cumplen veinte años de la Operación Tormenta (Oluja).Los festejos se prolongaran durante toda la semana.

Sin duda el  acto más significativo y a la vez espectacular fue el gran desfile conmemorativo que tuvo como escenario la capital croata. Las calles de Zagreb se engalanaron y miles y miles de ciudadanos vitorearon y aleatoriamente guardaron un admirativo silencio ante el paso de la comitiva militar. Tres mil  soldados del ejército croata, unos 300 voluntarios antiguos combatientes, más de trescientos vehículos de combate y una treintena de aviones y helicópteros de combate participaron en el imponente desfile.

parada

El gobierno, en manos del HDZ no desaprovechó la oportunidad de celebrar con fasto lo que en Croacia consideran la victoria final sobre el eterno y execrable enemigo serbio y el punto y final a una guerra que causó en ambos bandos más de veinticinco mil víctimas mortales.

Algo más de tres millares de serbios murieron en la operación. El 60 % de las víctimas fueron civiles, los desplazados superaron el cuarto de millón, aún hoy muchos siguen siendo refugiados ,ciudadanos de un país que ya no existe.

Por la parte croata cayeron menos de doscientos militares según reconocen fuentes oficiales croatas. La disparidad evidencia la aplastante superioridad militar y el apoyo externo tanto bélico como veladamente diplomático que USA y  Europa ,( especialmente Alemania )concedió a Franjo Tudjman para que pusiera fin a la guerra con una gran victoria y una limpieza étnica que le diera la supremacía absoluta sobre la Krajina y Eslavonia situadas en territorio croata. De esta manera se evitaba que importantes áreas serbofonas se unieran a las existentes de Bosnia Herzegovina y siguieran manteniendo la espina vertebral de una  Federación serbo-yugoslava. Concepto diametralmente opuesto al de una Gran Serbia tan reiterado por los medios.

El triunfo mediático también fue croata y a pesar de la glorificación del régimen genocida de Pavelic, los crímenes de guerra, el asesinato de periodistas y de cascos azules, el antisemitismo o la masacre de los siempre incólumes e inocentes bosnio-musulmanes, la imagen de Croacia no tiene las sombras que su macabro pasado deja al descubierto.

Por ello, un país perteneciente a la UE, puede organizar un desfile en la que los militares ondeen banderas fascistas; enarbolen una enseña nacional y canten un himno que son los mismos de los mayores colaboradores del holocausto nazi  apoyados nuevamente por Alemania, y bendecidos por el Vaticano. Y sin embargo en el caso croata, no hay escándalo ninguno. E incluso resulta difícil encontrar rastro de cierta crítica al discurso oficial en la mayoría de noticias y reseñas escritas en español.

Si bien el padrinazgo y las facilidades otorgadas a Croacia son innegables, no ha habido esa antigua unanimidad para la celebración del acto. Los gobiernos alemanes, británico y estadounidense declinaron la invitación del gobierno croata a que sus delegaciones  participasen en “su” desfile.

Una muestra más, no sólo de la hipocresía occidental , sino del  ilimitado agradecimiento croata y la importancia otorgadas a sus aliados que tanto les ayudaron y merecían disfrutar de la ocasión y desfilar juntos, hombro con hombro en un éxito común.

No obstante el baqueteado gobierno serbio, tras el lamentable acoso bosnio musulmán que acabo en apedreamiento en Srebrenica y los continuos agravios ,atropellos a los derechos fundamentales a la población serbokosovar ha reaccionado y por una vez ha alzado la voz contra tamaña ofensa  en la que los políticos croatas hurgan y retuercen en las heridas abiertas para perpetuarlas.

Y en esta misión ni socialdemócrata ni conservadores difieren:

“El primer ministro socialista Zoran  Milanovic describe la guerra como justa(sin abusos contra civiles )defensiva y humana.

La presidenta croata habla de heroica guerra de liberación nacional.

Solo una ONG croata cuestiona el tan épico como ético relato e investiga y propine encausar a varios militares por crímenes de guerra contra civiles, sin éxito ni la menor repercusión hasta el momento.

Belgrado por su parte decidió instituir el día de la operación Tormenta como el día de Recuerdo dedicado a las víctimas serbias y a los expulsados de sus hogares. Haciendo con ello, un llamamiento a la concordia, al recuerdo, a la paz y a la reconciliación.

Esta iniciativa a la que se sumó el primer ministro serbio con una propuesta de un día a la memoria de todas las víctimas de la guerra civil yugoslava no sólo fue ignorada sino que fueron otro motivo más de escarnio para una Serbia derrotada veinte años después.

Que sin embargo no deja de ejercer su elemental derecho a la  memoria  y exponer verdades como las dichas por su presidente Nikolic, ;

“Ellos no celebran la victoria contra el nazismo y el fascismo, el día de la victoria sobre  los campos de concentración y el genocidio. No pueden ir contra sí  mismos .En cambio sí celebran el día en que asesinaron y expulsaron a miles de su propia gente. Con este desfile están diciendo a los serbios que no vuelvan”.

knin-oluja-tanjug2

Los croatas no se limitaron únicamente a esto, pues en Knin, segunda plaza fuerte de la conmemoración fascista-croata, eufóricos coreaban en un aire festivo, inmersos en un ambiente bucólico ,rodeado de un bonito paisaje montañés bajo un cielo de verano tachonado de banderitas croatas y trajes típicos coreaban ” Nosotros los croatas no bebemos vino, sino sangre de los chetniks.”

A tan inequívocas estrofas siguieron otras aún más terribles e infamantes que me da nauseas trascribir:

Za Dom Spremni”. Za Dom Spremni, grito de guerra que voceaban los asesinos ustachas antes de exterminar a prisioneros judios,gitanos y serbios durante el holocausto.

Que el asqueroso lema sigue de actualidad lo atestigua otra vez más el “músico” ustacha  Thompson que también quiso contribuir a la celebración.

La jefa de gobierno croata Kitarovic ,sin quedarse a la zaga expresó en palabras un hondo sentir general cargado de un revanchismo y cinismo insultantes que fueron la respuesta al día de la memoria de las victimas serbias:

“La gente que tiene su propia historia no puede ser borrada de la faz de la tierra como algunos han intentado. La toma de Knin, Oluja, y los valerosos defensores aquí reunidos no sólo forman parte de la gloriosa historia croata sino que son el testimonio, la prueba viviente del valor de la magnífica operación tormenta en la que se cimienta la moderna república de Croacia”.

Similares razonamientos alegó el presidente del HDZ en el que considera injustificados ataques serbios a la celebración:

“El día 5 de Agosto es uno de los días más grandes en la historia croata y los serbios no pueden seguir basando su relación de vecindad en una política de mitos, medias verdades y mentiras”

La quema de una bandera croata en Belgrado ante la propia embajada balcánica por parte de Vojislav Seselj , líder del partido serbio SRS provocó las encendidas protestas del gobierno croata. Fueron tachadas de inadmisibles llevadas a cabo  para un acusado por crímenes de guerra( absuelto tras 13 años de cárcel sin que las acusaciones hayan sido probadas) bajo la inacción de la policía. Un gesto que nos retrotrae a la retórica de los años noventa”.

Al parecer los croatas siguen prefiriendo la primera mitad de los años cuarenta y el cómodo encaje en la UE de nuestros días como reflejo de sus épocas doradas. Aunque tengan el arrojo y la infinita hipocresía de amenazar al presidente serbio con una normalización que no llegará en sus relaciones por sus afirmaciones (escritas anteriormente) ,relativas al estado que heredaron de Pavelic ,sólo reconocido por Hitler, es inexacto, irrespetuoso e inadmisible.

Ergo son irrefutables.

En su descarga ante el inaceptable aniversario; el gobierno serbio apeló sin resultado alguno a la herencia antifascista común con Europa, a la denuncia de la exaltación pro-ustacha croata y a los valores que deben prevalecer en una Europa Unida a la cual pertenece Croacia,(pero de la que Serbia queda excluida como por otra parte no puede ser de otra manera) a la moral de la civilización europea y la repetida negación de los derechos fundamentales de las minorías serbias en Croacia.

Los sumarios de causas contra criminales de guerra croatas siguen su curso en la fiscalía de Belgrado, sin demasiada confianza en que puedan cumplir algún día con su función, que la ley y la justicia sean las que imperen.

En Vukovar, ciudad mártir y heroica de Croacia, han sido eliminados todos los letreros y señales en cirílico así como en 23 municipios dependientes a pesar de que la población serbia conforme un tercio de la población y haya sido aprobada una ley al respecto(al parecer sólo para la buena conciencia de la UE y para otras minorías que no sean la serbia). El “bilingüismo” ha quedado anulado por decisión de la Asamblea de Vukovar. Mientras el representante de las minorías serbio deplora a la vez que constata la desigualdad de los serbios, a los que se les arrebata sus más mínimos derechos ciudadanos ;se consolida la venganza de Zagreb, otra vez más contra los serbios de Croacia como respuesta a la airada reacción de Belgrado, más combativa de lo habitual.

Mientras el teniente de alcalde de Vukovar se divierte cantando canciones ustachas y dando vivas a Ante Pavelic en un bar.

Algunos son más europeos que otros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here