«Una clase oprimida que no aspirase a aprender el manejo de las armas, a tener armas, esa clase oprimida sólo merecería que se la tratara como a los esclavos. Nosotros, si no queremos convertirnos en pacifistas burgueses o en oportunistas, no podemos olvidar que vivimos en una sociedad de clases, de la que no hay ni puede haber otra salida que la lucha de clases. En toda sociedad de clases –ya se funde en la esclavitud, en la servidumbre, o, como ahora, en el trabajo asalariado–, la clase opresora está armada. No sólo el ejército regular moderno, sino también la milicia actual –incluso en las repúblicas burguesas más democráticas, como, por ejemplo, en Suiza–, representan el armamento de la burguesía contra el proletariado. Esta es una verdad tan elemental, que apenas si hay necesidad de detenerse especialmente en ella. Bastará recordar el empleo del ejército contra los huelguistas en todos los países capitalistas». (Vladimir Ilich Uliánov; Lenin; El programa militar de la revolución proletaria, 1916)


[jetpack_subscription_form title=”Si quieres que te avisemos de nuevas entradas por correo electrónico, suscríbete” subscribe_text=”Introduce tu email.”]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.