La pequeña burguesía con inquietudes vinculadas únicamente a la cuota de pantalla, odian al obrero, desprecian al campesino, les provocan asco; por tanto nada tiene de extraño que el Gran (“Gran”¡qué humildad!) Wyoming (Guayomin para los amigos ¡cómo le gustan los apelativos yanquis!) y sus secuaces “progresistas” traten de mofarse de la dignidad y la lucha de los trabajadores.

Si los obreros  o campesinos no hablan tan “bien” como ellos, si no escriben tan bien como ellos, si tienen faltas de ortografía es porque desde muy pequeños la necesidad les obligó a abandonar la escuela para poder comer trabajando allá donde podían.

Mientras eso sucedía estos progresistas de cartón piedra, sobre todo los “Made in Madriz”, realizaban estudios gracias a papá o se divertían perdiendo el tiempo participando en grupos musicales de la Movida de las drogas o haciendo papelitos en horripilantes películas del horripilante cine español gestado a partir de la década de los 80 que nunca tuvo cojones de hacer una película objetiva sobre la Guerra Civil española.
Ellos están en un bando y el proletariado en otro. Ellos son nuestros enemigos, es más, son nuestros peores enemigos porque tratan de simular lo contrario; sin embargo allá acuden a compartir con ellos, u otros personajillos más o menos mediáticos, Teresa, Pablo, Errejón y hasta Juan Carlos Monedero. Qué cosas nos quedan por ver…

 He aquí el vídeo de la infamia

jmalvarezblog.blogspot.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.