Inicio Artículos El hambre en el Paraíso

El hambre en el Paraíso

645
0
Compartir

Lo habitual es alabar la buena vida de las celebridades que posan o pasan como la versión moderna de los bufones de un imperio. Por eso ha sorprendido que se toque tan penoso tema.

Comienza por informar que hasta un millón de personas pasan hambre de un total de unos seis millones, descontados turistas y visitantes eventuales, los que solo comen caviar, langostas y jamón pata negra de doscientos cincuenta dólares la libra.

Se lamentan del importante número de niños obligados a una dieta de aire por aquello de aparentar el humanismo necesario para la foto o el vídeo en las redes sociales.

El exacto fatídico conteo fue de 784.110 hambrientos y de ellos 264.280 menores, cifras con una precisión como si alguien disfrutara contándolos uno por uno, aunque, conteo aparte, todos sabemos que son muchos más los de ese plan de dieta forzada.

Al final se analiza que la razón del hambre es como en el África negra: por la falta de dinero y que son los precios de los alimentos los que la gente no puede alcanzar y desde luego, no se menciona para nada a los culpables de esos elevados precios, que, por cierto, serían los mismos que comen tanto caviares como langostas además de los sabrosos jamones pata negra sin importar el precio.

En las personas afectadas por el hambre se incluyeron aquellos que reciben cupones del gobierno para comprar alimentos en cantidad insuficiente, y los que no califican en los cupones pero dependen de programas alimenticios de emergencia para no morir de hambre. Sin esa ayuda decenas de miles de personas morirían.

Se nos informa que el número de personas en riesgo de morir de hambre ha decrecido pero el precio promedio de la comida ha aumentado y las gentes tienen que hacer una penosa selección si comer, pagar el alquiler, la luz o alguna medicina necesaria.

Se dice que todo está mejorando puesto que poco antes eran muchos más los hambrientos y gracias a la ayuda del gobierno y la caridad pública no se muere nadie de hambre. Un gran logro.

¿Solución? Ninguna. Al parecer es para desestimular a futuros inmigrantes.

Liborio Guaso

jmalvarezblog.blogspot.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here