Su período lluvioso viene definido por la posición y actividad de la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT), situación que interactúa con otros fenómenos sinópticos que aparecen durante el mismo período como son: perturbaciones tropicales (ondas, depresiones, tormentas y huracanes), vaguadas, restos frontales del norte, entre otros.

Ahora bien, en la actualidad se encuentra la temporada de huracanes, que va entre el 1 de junio hasta el 30 de noviembre, ante su importancia se entrevistó al pronosticador del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMEH), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo y Aguas, Luis Izaguirre, quien explicó que “nacen de las tormentas tropicales con vientos alrededor del centro que sobrepasan los 118 kilómetros por hora (km/h) y dependiendo de su categoría podrían alcanzar vientos superiores a los 249 kilómetros por hora”.

El experto en la materia expresó que se reconocen por sus formaciones en espiral, por la presencia del ojo y por su rotación alrededor del vórtice central a la vez se trasladan hacia el nor-noroeste a una velocidad entre 20 a 25 km/h.

Puntualizó Izaguirre, que entre las características que posee el huracán es que “están asociadas a precipitaciones severas y a un incremento fuerte del oleaje en las costas”.

Al ser consultado sobre cuáles son las categorías, dijo que de acuerdo a la Escala Saffir-Simpson se ubican entre 1 y 5, la categoría 1 “es cuando el rango de velocidad de los vientos está entre 119 a 153 kilómetros por hora, la categoría 2 cuando la velocidad de los vientos está entre 154 a 177, la categoría 3 su velocidad está entre 178 a 209 kilómetros por hora, la categoría 4 se caracteriza porque está entre 210 a 249 y la 5 es mayor de 250 kilómetros por hora”.

En cuanto a los efectos que ocasionan, indicó el pronosticador que la categoría 1 puede originar un daño mínimo, como ramas de los árboles rotas, deterioro en remolques y casas móviles, algunas embarcaciones pequeñas son arrastradas fuera de sus atracaderos.

Mientras que la categoría 2, ocasiona algunos daños en techos, ventanas, puertas, en muelles y marinas, aunado a ello muchas embarcaciones pequeñas pueden ser arrastradas fuera de sus embarcaderos.

Asimismo, la categoría 3 origina daños mayores en algunas casas móviles, así como pequeños edificios cercanos a la costa, dejando al mismo tiempo inundaciones, entretanto la categoría 4 sus efectos son extremos y el 5 sus daños catastróficos.

Detalló Izaguirre, que los huracanes más controversiales a lo largo de su historia está el de mayor velocidad ocurrido en 1969, llamado Camille, con 305/325 nudos (Kts); el que ocasionó mayor daño económico fue Katrina en 2005, arrojando como pérdidas 108 mil millones de dólares y el más mortífero ha sido El Gran Huracán o San Calixto en 1780, donde fallecieron 22.000 personas.

Cabe destacar, que recientemente Matthew a su paso se convirtió en un poderoso huracán categoría 5 en la Escala Saffir-Simpson, y es considerado como el más fuerte que ha afectado el área del Caribe desde el huracán Félix en 2007.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.