Inicio Mundo La alienación ideológica y económica en el capitalismo.

La alienación ideológica y económica en el capitalismo.

819
0
Compartir

Algo alienado es algo que está controlado por otra cosa, independiente respecto a ese algo y a su voluntad.
Alienación, para Karl Marx, es equivalente en el terreno de la práctica a la enajenación de los actos y la voluntad.
En la sociedad capitalista, en el terreno ideológico, se presenta un tipo de alienación por la cual, parte del proletariado está alienado ideológicamente con la burguesía, creyendo que los intereses de la burguesía son también sus intereses. Esta alienación se produce porque el proletariado está influido por la ideología burguesa debido a que esta tiene los medios materiales (de comunicación) para imponer su ideología y que esta influya sobre el proletariado. La ideología dominante de una sociedad es la ideología de la clase dominante, primero porque, en caso contrario, dejaría de ser la clase dominante y pasaría a ser la clase dominada.
En el curso de la lucha de clases, esta se manifiesta en el terreno ideológico y se produce una lucha ideológica, y, a medida que se recrudece la lucha de clases en el terreno económico y político, esta también se recrudece, presentándose como una guerra ideológica entre las dos clases para establecer su ideología como dominante (lo que Gramsci llamó conquistar la hegemonía), esto, a través de lo que los marxistas-leninistas llamamos agitación y propaganda, establece la guía para la acción en la que la clase dominada pasará a ser la clase dominante, la teoría aplicada a la lucha de clases, proceso en el que la vanguardia dirigente del proletariado, el partido, tiene un papel esencial sin el cual no se puede dirigir a la clase obrera, subordinando sus luchas de carácter popular, democrático, económico, político… a la lucha por el derrocamiento del estado burgués, proceso que sin la teoría de vanguardia (la teoría marxista-leninista constituida como ideología del proletariado) aplicada por el partido es imposible.
En la sociedad capitalista, en el terreno del proceso de trabajo, también existe un tipo de alienación de carácter económico que se produce porque el proletariado, al vender su fuerza de trabajo (esa mercancía inherente a él mismo y a sus capacidades físicas e intelectuales capaces de crear valor) al capitalista, su trabajo, deja de pertenecerle durante un determinado tiempo en el que el obrero no sólo reproduce el valor de cambio de su mercancía (1), sino que, como fuente de todo valor, tiene la capacidad de producir un valor por encima del valor necesario para su supervivencia, valor (plusvalor) que se apropia el capitalista sólo por su propiedad privada sobre los medios de producción, sin aportar trabajo productivo alguno en la producción.
Durante el tiempo en que el trabajo deja de ser propiedad del trabajador para pasar a ser propiedad del capitalista, su trabajo está enajenado, controlado por alguien ajeno a él y a su trabajo, sujeto a unas leyes económicas que él no controla, pero ellas a su trabajo sí, convirtiendo al trabajo en trabajo forzoso, en algo odioso, al contrario de lo que será en la sociedad comunista, un trabajo agradable, máxima expresión de la realización del hombre como ser social, como solución a la contradicción entre la necesidad y la libertad.
1, El valor de cambio de la mercancía-fuerza de trabajo (destinado bajo la forma de salario a la reproducción de esta mercancía), como el de toda mercancía, representa el tiempo de trabajo necesario para su producción, en este caso, el valor de cambio de los productos que permiten la supervivencia del trabajador y su familia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here