Inicio Artículos Vietnam y otras fantasías americanas. Por Bruce Franklin

Vietnam y otras fantasías americanas. Por Bruce Franklin

La verdad es que durante tres décadas nuestra nación patrocinó y luego emprendió una guerra genocida contra un pueblo y una nación que nunca nos había hecho nada excepto pedir nuestra amistad y apoyo, y que la pequeña nación de Vietnam derrotó al poderoso Imperio de Estados Unidos.

589
0
Compartir

Dos de los más grandes revolucionarios del mundo – José Martí y Ho Chi Minh – vivieron cada uno en los Estados Unidos, como Martí lo puso “en el vientre de la bestia”. Tanto Martí como Ho tuvieron una profunda comprensión de la historia y la cultura de Estados Unidos. Ambos vieron el lado oscuro. Ho, por ejemplo, escribió ensayos brillantes sobre el linchamiento (de afroamericanos) y el Ku Klux Klan. Pero Martí y Ho también vieron el gran potencial revolucionario en los ideales democráticos de los Estados Unidos, expresado en el siglo XVIII y que vive ahora en continua contradicción con la realidad del imperialismo estadounidense.

Lo que nos lleva a la guerra de Vietnam ya los Estados Unidos hoy. Hoy en día, Estados Unidos está involucrado en una guerra civil entre un proto-fascismo basado en mentiras, mitos y fantasías y una resistencia democrática que está hablando de verdad contra el poder. Parte de esta lucha es una lucha por la historia de la guerra de Vietnam.

Hoy en día casi todo lo que la mayoría de los estadounidenses creen acerca de la guerra de Vietnam consiste en fantasías, mitos y mentiras descaradas. Mi libro es un intento de destruir estas fantasías, mitos y mentiras recuperando la verdad sobre la guerra del Imperio de los Estados Unidos contra los pueblos de Vietnam, Laos y Camboya y la verdad sobre la heroica lucha de decenas de millones de estadounidenses contra esa guerra.

La narrativa dominante de la guerra es la siguiente: Había una vez una nación democrática llamada “Vietnam del Sur” y una dictadura comunista malvada llamada “Vietnam del Norte”, que formaba parte de un imperio comunista mundial. Vietnam del Norte estaba invadiendo Vietnam del Sur. Debido a que Estados Unidos es el líder del mundo libre y el defensor de la democracia, fuimos a ayudar a defender Vietnam del Sur en 1965. Entonces nos quedamos atascados en un lodazal. No pudimos ganar la guerra porque estábamos peleando con una mano atada a la espalda – gracias a los estudiantes universitarios que escupían a veteranos, profesores rojos y Jane Fonda.

La verdad es que Vietnam era un solo país, no dos países. La guerra de Estados Unidos contra Vietnam comenzó en 1945 y no en 1965. El movimiento contra la guerra fue iniciado por militares estadounidenses en 1945 y soldados y marineros estadounidenses fueron la vanguardia del movimiento contra la guerra que finalmente hizo imposible que Washington continuara la guerra. La revolución de Vietnam fue la vanguardia de la colosal revolución global que destruyó el colonialismo y llevó la independencia a la mitad de la población mundial entre 1945 y 1975. Durante esas tres décadas, Estados Unidos luchó por preservar el colonialismo y luego se convirtió en el líder del neocolonialismo global, La última forma de imperialismo.

Comencemos la historia verdadera el 14 de agosto de 1945, el día que Japón se rindió, llamado Día VJ. Yo tenía once años, andando en una camioneta llena de niños, parte de una alegre celebración en las calles de mi vecindario en Brooklyn. Todos estábamos gritando “¡Paz! La guerra ha terminado”. Al igual que la multitud de gente que animaba en todo el mundo creíamos en un futuro de paz y prosperidad global. En cambio, ahora vivimos en una nación comprometida en una guerra eterna, una guerra iniciada por Washington incluso antes del final de la Segunda Guerra Mundial.

Ninguno de nosotros era consciente de que el mundo de la interminable guerra estadounidense ya había comenzado. Tampoco sabíamos que esta sería la última celebración de la victoria de nuestra vida. El Imperio de los Estados Unidos ni siquiera pudo derrotar a esa pequeña isla de Cuba en Playa Girón.

El mismo día que nuestra celebración del Día VJ, a ocho mil millas de distancia, otra gente estaba celebrando la rendición de Japón de manera muy diferente. Ese día fue el comienzo de la Revolución de Agosto, cuando el pueblo vietnamita se levantó y en menos de tres semanas derrotó el control japonés y francés y estableció la República Democrática de Vietnam.

El 2 de septiembre, Ho Chi Minh leyó la Declaración de Independencia a medio millón de vietnamitas en Hanoi, la antigua capital de una nueva nación que luchaba por su independencia durante más de 2000 años. “Todos los hombres son creados iguales”, leyó. “Son dotados por el Creador de ciertos derechos inalienables, entre ellos la Vida, la Libertad y la Búsqueda de la Felicidad”. Esta declaración inmortal se hizo en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América en 1776. En un sentido más amplio esto significa: Todos los pueblos de la tierra son iguales desde el nacimiento, todos los pueblos tienen derecho a vivir, a ser felices y libres. “De repente, dos aviones de guerra aparecieron sobre sus cabezas. La multitud miró hacia arriba. Cuando reconocieron la insignia de los Estados Unidos en los aviones, esos medio millón de personas, actuando como un solo ser, dejaron escapar una alegría temblorosa. Al igual que los niños de la camioneta creíamos en un futuro pacífico en Estados Unidos, los vietnamitas creían que nosotros, los estadounidenses, seríamos sus amigos y aliados, seríamos los campeones de su libertad e independencia del colonialismo.

En ese mismo momento, Washington estaba planeando con el gobierno francés lanzar una invasión de Vietnam diseñada para derrocar a la República Democrática de Vietnam y restaurar el dominio colonial francés. Este sería un proyecto francés-estadounidense. Los Estados Unidos suministrarían las armas y el financiamiento. Se volvió a los franceses decenas de miles de soldados nazis, muchos de los cuales fueron obligados a la Legión Extranjera Francesa a ser tropas de choque para la invasión. Una docena de tropas norteamericanas fueron desviadas de traer el soldado de Europa a llevar el ejército de invasión francés – equipado con las armas de Estados Unidos, tanques, aviones de guerra y jeeps – a Vietnam. Este fue sin duda el comienzo de la guerra de Estados Unidos contra Vietnam. También fue, como resulta, el comienzo del movimiento popular estadounidense contra esa guerra.

Las tropas británicas que habían sido enviadas a Saigón para desarmar a las fuerzas japonesas restantes habían rearmado a los japoneses que ya habían sido desarmados por los vietnamitas. Pronto los japoneses se unieron a los británicos y restos de las fuerzas coloniales francesas en la guerra contra la recién declarada nación independiente de Vietnam. Lo que quedaba de la fuerza aérea japonesa, junto con la RAF británica, bombardearon cualquier concentración de vietnamitas armados que pudieran encontrar. Las tropas japonesas fueron desplegadas para
controlar la línea de costa de Saigón.

Así, cuando los tropas estadounidenses que llevaban el ejército de invasión francés llegaron a Saigón a finales del otoño de 1945, fueron recibidos por soldados japoneses uniformados y armados que los saludaron en los muelles. Los marineros que tripulaban la flotilla de tropas estadounidenses estaban profundamente conmocionados e indignados. Cada uno de los tripulantes de estas naves firmó peticiones ante el Congreso y el presidente condenó al gobierno de Estados Unidos por participar en “políticas imperialistas” diseñadas para “subyugar a la población nativa de Vietnam”.

El movimiento contra la guerra comenzó tan pronto como los estadounidenses descubrieron que Washington estaba apoyando la guerra francesa. En una gran reunión de 1947 de la Asociación de Amistad Americana de Vietnam, el candidato presidencial durante seis años, Norman Thomas, explicó: “Sólo mediante la ayuda directa e indirecta […] de los Estados Unidos se puede mantener el imperialismo colonial en el mundo moderno”. El presidente de la Asociación de Amistad proclamó proféticamente que “la fundación de la República más reciente del mundo -la República Democrática de Vietnam- es un acontecimiento que la historia bien puede registrar como el sonido de la muerte del sistema colonial”. Él estaba en lo correcto.

La guerra de Vietnam por la independencia estuvo a la vanguardia de una revolución global que destruyó la forma colonial del imperialismo. Ayudó a propagar el virus de la revolución directamente en el imperio francés, mientras los veteranos argelinos, senegaleses y otros africanos de la Legión Extranjera Francesa enviados a luchar contra los vietnamitas volvían a las colonias africanas de Francia con habilidades militares y fervor anticolonial. Entre 1945 y 1949, la independencia del dominio colonial fue ganada por una cuarta parte de la población mundial, mientras que el colonialismo se derrumbó en gran parte de Asia, incluyendo Indonesia, India, Pakistán, Birmania, Ceilán y Filipinas. Inglaterra, Francia, Bélgica y Portugal estaban decididos a mantener sus colonias africanas, una lucha que se decidió cuando Bélgica perdió el Congo (1960), Francia perdió Argelia (1962), Gran Bretaña perdió Kenia (1963) y Portugal perdió Angola, Guinea-Bissau y Mozambique (1974-1975). Al igual que en Vietnam, las potencias coloniales podían contar con el apoyo de los Estados Unidos a lo largo de sus guerras perdedoras. Como dijo Martín Luther King Jr. en 1967, Estados Unidos luchaba “por el lado equivocado de la revolución mundial”.

Cuando Washington decidió en 1954 reemplazar a Francia en la guerra contra la RDV, la feroz oposición de los Estados Unidos le impidió entrar de manera abierta. Así que fue en secreto. Por lo tanto, se comprometió a una política basada en el engaño, escondiendo sus acciones del pueblo estadounidense. Cada mentira desenmascarada intensificó la oposición. El gobierno de Estados Unidos creó así el enemigo interno de su propia guerra: el movimiento contra la guerra. Ese movimiento fue inspirado y fortalecido por nuestra indignación contra la guerra misma y las mentiras sobre la guerra provenientes directamente de nuestro gobierno y de los medios de comunicación. A pesar de que los vietnamitas derrotaron a Estados Unidos, en última instancia fue el movimiento contra la guerra, especialmente dentro de las fuerzas armadas, que obligó a Washington a firmar un tratado de paz que incluía, palabra por palabra, todas las demandas de las fuerzas de liberación vietnamitas.

La verdad es que durante tres décadas nuestra nación patrocinó y luego emprendió una guerra genocida contra un pueblo y una nación que nunca nos había hecho nada excepto pedir nuestra amistad y apoyo, y que la pequeña nación de Vietnam derrotó al poderoso Imperio de Estados Unidos.

Traducido por Bruce Hobson

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here