Compartir

Teniendo en cuenta los logros del Ejército sirio en Alepo y su avance hacia Raqa, así como los fracasos de los grupos armados apoyados por Turquía, Rusia es el único país involucrado en la crisis siria que puede disipar las preocupaciones de Israel sobre su seguridad de tal modo que se evite una confrontación militar entre el régimen de Tel Aviv y el Ejército sirio y sus aliados (Irán, Hezbolá e Irak). Ahora surge una pregunta:

¿Hasta qué punto Putin podría disipar las preocupaciones de Israel?

Los altos de Golán y las preocupaciones de seguridad de Israel

En unas declaraciones sobre los objetivos de su viaje a Rusia, Netanyahu no descartó que Irán crea “un segundo frente terrorista” en los altos de Golán contra Israel. Los altos de Golán forman parte de la provincia de Quneitra, en el suroeste de Siria. La mayor parte de esa región fue ocupada por el régimen israelí en 1967 durante la Guerra de Seis Días. Actualmente, esta zona está ocupada por Yeish al-Jalid, vinculado a Daesh. Los aviones de combate israelíes han bombardeado en varias ocasiones las posiciones del ejército sirio tras entrar a Siria a través de los altos de Golán. En el último caso, los cazas F-35 israelíes atacaron el 13 de enero la base aérea de Al-Mezza. Ahora, como los altos de Golán están asediados por las fuerzas sirias, Israel teme que esas últimas puedan recuperar el control de la zona. En su visita a Moscú, Netanyahu busca advertir a las autoridades rusas sobre las consecuencias de un posible plan del Ejército sirio para hacerse con el control de los altos de Golán. Las tropas sirias están involucradas en enfrentamientos en varios frentes y por lo tanto incluso no han respondido los bombardeos aéreos de Israel. De hecho, Israel busca evitar una posible reacción militar rusa a sus ataques contra el territorio sirio. Al respecto, Netanyahu había comentado: “En mis encuentro con Putin, espero que lleguemos a un acuerdo para impedir conflictos entre los militares rusos e israelíes (en Siria)”.

Previamente, los jefes de las Fuerzas Armadas de Rusia e Israel se habían reunido en abril de 2016 en Moscú para abordar el tema. Las partes acordaron crear un grupo para impulsar las coordinaciones militares en Siria. Israel insiste, antes que nada, en la necesidad de que tenga las manos libres en el espacio aéreo de Siria tras el despliegue de sistemas de defensa antimisiles en Siria.

Las negociaciones sobre Siria

Israel es una de las partes principales implicadas en la crisis siria por su apoyo a los grupos armados. La guerra ha destruido las infraestructuras de Siria y ha debilitado el Ejército de este país, que es uno de los enemigos importantes del régimen israelí. En tiempos que los diálogos sobre la paz en Siria están en curso, Israel busca acabar con las amenazas procedentes de Siria para su seguridad una vez para siempre. Israel aboga por opciones como la desintegración de Siria o la llegada al poder de un gobierno de coalición en Siria que no se limite a los aluíes. El papel de Irán en Siria es también otra preocupación de Netanyahu de tal modo que el premier dijo que “Irán busca mantener su presencia militar en Siria para siempre”. El premier pidió la salida de las fuerzas iraníes de Siria y pretende solicitar a Putin que cualquier acuerdo para poner fin a la crisis en Siria incluya también la salida de los militares iraníes del país árabe. De igual modo, los rusos habían expresado anteriormente que las fuerzas iraníes y las de Hezbolá deben abandonar Siria tras el fin del conflicto. Sin embargo, no cabe duda que el gobierno del presidente Bashar al-Asad, que mantiene relaciones estratégicas con Teherán no aceptará tal postura. Entonces, uno de los objetivos de Netanyahu en su viaje a Rusia sería hacer frente a la influencia de Irán en la región.

Impedir que Hezbolá se dote con armas

Hezbolá es uno de los principales enemigos de Israel en la región que ha ejercido un papel importante en la lucha contra terrorismo en Siria. Israel teme que Irán y Siria armen Hezbolá. Los israelíes creen que el aumento del envío de las armas rusas a Siria aumentará la posibilidad del acceso de Hezbolá a los armamentos rusos, que pueden ser utilizados en los combates contra Israel, razón por la cual Israel intenta alejar a Hezbolá de armas rusas.
En general, se puede decir que el objetivo de Netanyahu de visitar Moscú es la preocupación del régimen israelí sobre los acontecimientos en Siria. En cualquier caso no parece que Putin esté interesado en aumentar las presiones sobre Siria e Irán para disipar las preocupaciones de Israel ya que Teherán y Moscú tienen intereses comunes en las cuestiones del Oriente Medio. Además, Irán siempre ha adoptado posturas independientes sobre la crisis siria y no obedece las políticas rusas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here