Compartir

“Las partes parten de que el gas de la Federación Rusa, suministrado a la República Turca vía la frontera con la República de Bulgaria, desde la fecha de la puesta en servicio de la primera línea submarina (del Turk Stream) estará suministrado mediante esta línea”, señala el documento que entró en vigor el 21 de febrero pasado.

De momento, Rusia envía el gas a Turquía por el gasoducto Blue Stream, que va por el fondo del mar Negro, así como por un gasoducto transbalcánico que pasa por Ucrania, Moldavia, Rumanía y Bulgaria, ruta que dejará de utilizarse con el lanzamiento del Turk Stream, según el acuerdo.

El proyecto Turk Stream acordado en 2014 prevé la construcción de un gasoducto que llevaría el combustible a través del mar Negro hacia la frontera entre Turquía y Grecia, donde se crearía un centro de conexión gasístico para que los países de la UE distribuyan el gas en sus territorios por su cuenta.

El tramo submarino de Turk Stream, de 900 km de largo, incluirá dos líneas paralelas, con capacidad de 15.750 millones de metros cúbicos anuales cada cual, que se tenderán de la costa rusa del mar Negro cerca de Anapa al poblado turco de Kiyikoy.

Una de las dos líneas suministrará el gas exclusivamente para Turquía.

El convenio establece que el tramo submarino debe completarse para diciembre de 2019.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here