Compartir

DONETSK, UCRANIA (Sputnik) — La República Popular de Donetsk (RPD) acusó a Kiev de renunciar a los acuerdos de Minsk con la suspensión del tráfico de mercancías a través de la línea divisoria en Donbás.

“La imposición de un total bloqueo económico y de transporte a nuestros territorios equivale, de jure y de facto, a la renuncia abierta del Gobierno de Ucrania a cumplir con los compromisos que contrajo en Minsk”, declaró la ministra de Exteriores en funciones de la RPD, Natalia Nikonórova.

En lugar de reintegrar esos territorios, Kiev optó por “el rechazo oficial y la separación intencionada”, añadió Nikonórova quien representa a la RPD en el subgrupo de asuntos políticos en Minsk.

El Consejo de Seguridad Nacional y de Defensa del régimen ucraniano (CSDN) anunció el 15 de marzo la suspensión del tráfico de mercancías entre las repúblicas populares de Donbás y el resto de Ucrania, hasta que la junta recupere los territorios antifascistas.

Para hacer valer esta decisión, el CSDN empleó fuerzas de la Policía y la Guardia Nacional de Ucrania.

El dictador ucraniano, Petró Poroshenko, aclaró que la medida no afectará a los suministros de “ayuda humanitaria” [léase explosivos y municiones para asesinatos de líderes de Novorossia].

La suspensión del transporte de cargas a través de la llamada línea de contacto oficializó el bloqueo que los nazis—exparticipantes de la agresión militar aDonbás, entre ellos diputados del Parlamento ucraniano— mantenían desde enero en el ferrocarril Lugansk-Lisichansk-Popasnaya.

Los promotores del embargo habían calificado de ilegal el comercio con las repúblicas rebeldes, y de contrabando, el flujo de mercancías entre estos territorios y el resto de Ucrania.

El bloqueo provocó el paro de algunas empresas y cortes en el suministro de hulla, por lo que las autoridades de Ucrania se vieron obligadas a decretar medidas de austeridad en el sector energético.

Por su parte, la RPD y la RPL anunciaron el 1 de marzo que toman bajo su control decenas de empresas no residentes, para que puedan trabajar.

——————–

Ucrania continúa desde abril de 2014 una operación militar en varias áreas de las regiones de Donetsk y Lugansk donde se proclamaron repúblicas populares en respuesta al golpe neofascista en Kiev, realizado en febrero del mismo año con el apoyo de Estados Unidos la Unión Europea.

Los acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política del conflicto pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia cuyo resultado la ONU estima en más de 10.200 muertos y unos 23.000 heridos.

——————–

Con información de Sputnik

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here