Compartir

El exsecretario argentino de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus, expresó a Sputnik que la ocupación británica del archipiélago del Atlántico sur se basa exclusivamente en intereses estratégicos, militares y económicos y no en una reivindicación de soberanía.

Según Filmus, actualmente parlamentario del Mercosur por Buenos Aires, a Londres “no le preocupan ni las islas ni los isleños, sino tener una base militar enorme en el Atlántico Sur”. Para el referente del Frente para la Victoria, la presencia de tropas británicas en ese sector bioceánico “condiciona todo el equilibrio de fuerzas de la región y del mundo”, entre otros motivos por el reclamo del Reino Unido sobre parte de la Antártida.

“Para el mundo, es geopolíticamente muy preocupante que esa base esté en el único pase natural que existe entre los dos océanos, [el Atlántico y el Pacífico]. Un submarino militar británico no pasaría por el Canal de Panamá, eso ocurre solo allí. Está claro que los intereses del Reino Unido también están vinculados a la economía, porque de ahí se lleva la pesca, y se quiere llevar el petróleo”, indicó el político argentino.

Este “poderío militar”, vinculado al corredor bioceánico, la Antártida y los recursos económicos, crece en un contexto en el que “el Gobierno nacional [argentino] no ha tomado con la misma seriedad y fuerza” que las administraciones anteriores la reivindicación de soberanía sobre las Malvinas, un asunto incluido en la Constitución del país suramericano y, por lo tanto, una política de Estado.

El exsecretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas subrayó que la actual administración “ha accedido a los puntos que le ha pedido Reino Unido a cambio de nada”. Mencionó la decisión de “comenzar el diálogo por vuelos a terceros países” y de “estudiar la reforma de las leyes argentinas”.

Filmus consideró que esto tiene como objetivo “facilitar al Reino Unido la explotación económica”, si bien Londres “no ha dicho en ningún momento que haya recapacitado con respecto a iniciar el diálogo por la soberanía”. Asimismo, calificó estas medidas como algo “ilegal”, ya que requeriría la aprobación previa del Congreso.

Agustín Rossi, exministro de Defensa de Argentina, también manifestó a Sputnik que desde el acceso de Mauricio Macri a la presidencia “el reclamo de la soberanía de Malvinas tiene mucho menos intensidad”.

“El Gobierno cree que con una política amigable con el Reino Unido puede conseguir algún tipo de resultado o avance. Yo creo que eso es claramente un error. La única manera de lograr avances es seguir mostrando la improcedencia de la usurpación en los ámbitos internacionales y lograr que el aislamiento británico sea cada vez más evidente”.

Rossi, también parlamentario del Mercosur, opinó que “no hay nada que incomode más a los británicos que en los distintos organismos y foros internacionales aparezcan condenas o reclamos que les hagan recordar su historia imperial en el mundo”.

Julia Perié, parlamentaria del Mercosur por la provincia de Misiones, expresó a Sputnik que el reclamo argentino sobre la soberanía de Malvinas es “un sentimiento no solo argentino sino latinoamericano que está siendo bastardeado por el gobierno de Mauricio Macri”.

“Se hacen acuerdos con el Reino Unido que son denigrantes y se desconoce lo que hemos hecho durante muchos años para que el mundo reconozca que ese territorio es nuestro”, acotó Perié.

Entre las decisiones polémicas respecto a Malvinas tomadas por la actual administración argentina se encuentra el veto a una ley de jubilación anticipada para los excombatientes en la guerra de 1982, un hecho que generó “una disconformidad muy grande”, recordó Daniel Filmus.

Sin embargo, el político argentino reconoció que se continuó con “una política de Estado” para identificar a los 123 soldados caídos “que combatieron con valor en las Malvinas” cuyos restos yacen en las islas sin ser identificados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here