Compartir

Nos hacemos eco del comunicado íntegro de los compañeros de autobuses Larrea

Nos tenemos que remontar al año 2013 cuando engañados y amenazados por despidos, cedimos a la reducción, modificación, de nuestras condiciones de trabajo y salarios, también con la sombra de la crisis y en la creencia que hacíamos lo correcto para mantener todos los puestos de trabajo, no solo, no hubo despidos, sino que se contrataron al menos 20 personas, en esta ocasión al menos, fue a tiempo completo, desde entonces, las condiciones de los trabajadores no hicieron si no ir en patente deterioro, no se valoran las responsabilidades que se exigen, se menosprecia el trabajo y a la persona, con actuaciones tales como no poder disponer de un lugar donde guardar las pertenencias o cambiarse de ropa, una sola ducha para más de 200 conductores y bajo llave, etc.

     Todo fue sobrellevándose o denunciándose, pues parece que es la única forma de obtener algo de una empresa cerrada en banda hacia cualquier bienestar de sus conductores, de esta manera se llegó a denunciar que había algo más de 30 turnos sin descansos continuados en la conducción, cuando los tribunales y una inspección de trabajo obligaron a Larrea a cumplir con dichos descansos, la empresa comenzó a dar largas en las todas las negociaciones, hasta que llegado final de 2016 y como consecuencia del fin de los acuerdos de convenio interno, la empresa unilateralmente da por terminados todos ellos, sin posibilidad de negociación ni aviso con la implantación de un nuevo plan de desarrollo/producción que conlleva el cambio en el sistema de trabajo de todos los conductores y turnos, la empresa con esto, no solo deja de pagarnos conceptos que había firmados en los acuerdos internos, si no que no reconoce como jornada de trabajo, los descansos que le obliga la inspección a respetar, cuando el comité de empresa insta a la empresa a devolver conceptos y restituir el descanso dentro de la jornada, larrea, acepta devolver parte de los conceptos pero a cambio de mermar nuestros derechos sociales, tales como renunciar a las IT’s por enfermedad cuando cause baja un trabajador, o también el derecho a percibir un salario con los complementos durante las vacaciones, que un juez nos había reconocido y que la empresa se niega a perder, a todo esto se le une que con el nuevo plan requiere de más vehículos de los que no dispone, generando una situación de desamparo a los viajeros, que no pueden optar a un medio de transporte digno, llegando a utilizar autobuses con deficiencias o con averías para cubrir las expediciones, llegando a dejar pasajeros en las paradas por falta de servicio; ante esta situación el Consorcio Regional de Transportes, aprobó el aumento de servicios para la zona Noroeste, que conlleva aumento de ingresos, cosa que lejos de mejorar la situación la empeora, pues, si ya no disponía de coches para cubrir todos los horarios ahora menos.

     Para agravar la situación, la empresa ha comenzado una campaña de desprestigio de Conductores, enviando comunicados a la prensa, donde explica que nuestras demandas económicas son inviables, en un intento de llevar las miras de la opinión publica hacia un conflicto con un único interés económico, hecho que va destinado a enfangar las movilizaciones y posteriores negociaciones.

    Estábamos dispuestos a aceptar las propuestas salariales de la empresa, pero no perder derechos sociales, aun por debajo incluso de las que teníamos a finales de 2016 y que han sido perfectamente viables para la empresa, aunque lo niegue, que las estableció en 2013, pero de esta forma puede disponer de dinero con el que contratar precariamente más empleados, pues se vanagloria de haber creado 30 puestos de trabajo, por llamarlos de alguna forma, pues ni uno solo de los contratos llega al 100% de la jornada, contratos muy por debajo de 40 horas semanales, con alta temporalidad, parece que esta es la política que quiere el grupo Avanza, trabajadores sin derechos y manejables en la búsqueda de una mejora constante de su situación.

    Estas y otras son las formulas que las grandes empresas encuentran para conseguir medallas ante sus grandes corporaciones, directivos incapaces de conseguir que con la producción aumenten los beneficios y usan la sangría laboral para conseguir aumentar los ingresos, por desgracia casi 85% del transporte regulado de viajeros por carretera, ya está ya en manos de dos empresas multinacionales, que hacen de sus empleados y clientes títeres que manejan a su antojo.

    Desde aquí también agradecer las muestras de apoyo recibidas y rogarles paciencia y comprensión a usuarios del servicio, esperamos que esta situación se prolongue lo menos posible en el tiempo.

Gracias

Comisión de comunicación y prensa
web : http://www.larreaenhuelga.com
Twitter: @No_Podran
Facebook: Grupo : Conductores de larrea unidos
E-mail: contacto@larreaenhuelga.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here