Compartir

Tanto el Ministerio ruso de Defensa como el de Exteriores advierten de la amenaza ‎que supone el despliegue del sistema THAAD estadounidense para su seguridad.‎

“El potencial de la defensa antimisiles estadounidense, incluido el sistema antimisiles Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés), en Corea del Sur, afecta a nuestras fuerzas estratégicas y va en contra de la seguridad de Rusia, China y otros países. Naturalmente, en cooperación con nuestros socios chinos, estamos firmemente en contra de los arriesgados planes del Pentágono (Departamento de Defensa de EE.UU).”, ha señalado el ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, según informa este martes la agencia rusa de noticias TASS.

En julio de 2016, Seúl y Washington llegaron a un acuerdo para desplegar en el territorio surcoreano una batería del THAAD, supuestamente para contrarrestar la “amenaza” norcoreana.

“El potencial de la defensa antimisiles estadounidense, incluido el sistema antimisiles Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés), en Corea del Sur, afecta a nuestras fuerzas estratégicas y va en contra de la seguridad de Rusia, China y otros países. Naturalmente, en cooperación con nuestros socios chinos, estamos firmemente en contra de los arriesgados planes del Pentágono (Departamento de Defensa de EE.UU).”, ha señalado el ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov

No obstante, esta polémica medida ha generado protestas en algunos países vecinos, en especial, en Rusia y China. Ambas potencias han advertido de que el despliegue del THAAD socava la estabilidad regional, y sospechan que EE.UU. busca en el fondo aumentar su presencia militar en la zona y vigilar sus defensas.

En este sentido, el canciller ruso ha indicado que el crecimiento de actividades militares en el noreste de Asia es una “dura realidad”, no obstante aduce que Pyongyang no es el único responsable de tal hecho.

En esta línea, ha asegurado que “para poder poner fin a esa espiral de tensiones”, todas las partes involucradas, en primer lugar EE.UU. y Corea del Norte, por lo menos deben dejar de mostrar músculos el uno al otro, y ha aconsejado que la mejor solución sería sentarse a la mesa de negociación.

Por su parte, el Ministerio ruso de Defensa también había advertido horas antes de este anuncio del peligro que supone para Rusia el despliegue de tales armas estratégicas por parte del Gobierno de Washington.

A este respecto, el jefe adjunto del departamento de operaciones del Estado Mayor de Rusia, Victor Poznijir, alertó de que los sistemas antimisiles de largo alcance estadounidenses instalados en Rumania, Alaska y Polonia, tienen bajo su control todo el territorio ruso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here