Inicio Artículos Informe del Comité Federal del PCE: Propuesta política para situar al PCE...

Informe del Comité Federal del PCE: Propuesta política para situar al PCE a la ofensiva en la actual coyuntura

242
0
Compartir

Aprobado por 53 votos a favor y 14 abstenciones

Celebramos este Comité Federal en un momento especialmente delicado de la ofensiva que el imperialismo desarrolla en todo el Planeta, desde la zona de Asia/Pacifico hasta América Latina, pasando por el Mediterráneo. El objetivo es el dominio de los recursos y riquezas naturales para ponerlas al servicio del gran capital.

Al mismo tiempo, tenemos que tener claro como en América Latina esta ofensiva se centra hoy en Venezuela al ser la parte más vulnerable y pieza clave de un modelo de integración horizontal, solidario y social. El imperialismo sabe bien que si tumba a la revolución Bolivariana habrán herido de muerte el proceso de recuperación de la independencia de América Latina y el Caribe, proceso que también puede quedar debilitado tras el resultado de las elecciones presidenciales en Ecuador donde, a pesar de obtener la mayoría absoluta en las legislativas el candidato de Alianza País ha quedado a décimas de ganar en primera vuelta y deberá afrontar una segunda vuelta frente al candidato de la derecha.

Desde el apoyo sin fisuras a estos procesos, tenemos que recordar como el PCE, en diversos momentos, ha puesto de manifiesto la necesidad de resolver las contradicciones dialécticas que en el desarrollo de todo proceso revolucionario se dan en relación con la toma del Poder, circunstancia que ahora se recoge de una manera acertada en el llamado Consenso de Nuestra América.

Por otra parte destruir el Estado de Siria vendría a completar el proceso de creación de Estados fallidos en toda la región, que como ya ha ocurrido en Libia, Afganistán, Irak, etc. permite a las multinacionales dominar los recursos naturales, al tiempo que aseguran el dominio de Israel sobre esa zona de gran valor geoestratégico. El PCE siempre ha considerado la guerra de Siria como una guerra de agresión imperialista y en función de ello se plantea la resolución que se adjunta.

En este momento en el que vuelven a soplar vientos de guerra debe ser tarea fundamental de los Partidos Comunistas la lucha contra las guerras imperialistas. No debemos olvidar nunca que el rechazo a la guerra imperialista fue el motivo de la ruptura de la segunda internacional y del nacimiento del movimiento comunista internacional.

Por último debemos poner atención a la situación que se vive en la zona Asia Pacifico donde los EE.UU. han multiplicado por seis su presencia militar y alentado el aumento del militarismo en Japón con el objetivo de presionar la Republica Popular China y obligarla a que aumente su gasto militar para tratar de crearle dificultades en su capacidad de crecimiento económico y sobre todo en su capacidad de disputar la hegemonía al capital internacional.

Las recientes movilizaciones feministas como la marcha de las Mujeres contra Trump en todo el mundo, resaltan cómo el movimiento feminista se ha puesto a la cabeza de la reacción frente a las declaraciones misóginas y las políticas reaccionarias del nuevo Presidente de EEUU que vienen a demostrar una vez más cómo la derecha siempre une las políticas antisociales con el reforzamiento del patriarcado.

Es una realidad que el mundo se está reconfigurado, que el capitalismo trata de adaptarse a las necesidades del momento para mantener su dominio sobre gran parte del planeta y de forma especial sobre los recursos naturales.

Desde esta perspectiva deberíamos tener claro que la mayor fortaleza del capitalismo en este momento es no tener una alternativa organizada que le haga frente. Sólo desde la ausencia de alternativas de izquierdas se puede tratar de convencer a la mayoría social trabajadora de que si bien el capitalismo tiene muchos defectos y produce muchas injusticias, es lo único que realmente existe y por lo tanto mejor asumirlo y tratar de vivir lo mejor posible sin pensar en cambiarlo o en complicarse la vida en luchas inútiles.

Desde esta hegemonía del pensamiento único se puede explicar que una parte de la clase obrera apoye al capital que con apariencia de defender los intereses nacionales representan Trump o Le Pen, que se oponen al TTIP o a la UE desde un discurso xenófobo y de división de la clase trabajadora entre nativa o foránea y que puede identificar con los intereses de ciertos capitales nacionales que confrontan con capitales multinacionales.

Estamos en un momento en el que la izquierda y las fuerzas de progreso del planeta deben tomar consciencia del avance del fascismo, de un fascismo del siglo XXI que tiene en los medios de comunicación y en la cultura dominante instrumentos de penetración fundamentales. Hay millones de seres humanos en todo el planeta que tienen urgencia en dar respuesta a sus necesidades más básicas, y que si desde la izquierda marxista y revolucionaria no lo hacemos lo hará el fascismo de una forma tramposa, pero que por demagógica puede ser eficaz para engañar a pueblos enteros como la historia del siglo XX nos demuestra.

Frente a esta situación, la izquierda mundial tenemos la tarea de presentar un proyecto de Nueva Sociedad, justa, igualitaria, solidaria, plenamente democrática, y el reto de convencer a la clase trabajadora y a las capas populares de la necesidad de rebelarse contra las injusticias del capitalismo.

Para avanzar en este objetivo, hay que derribar muros, aparcar sectarismo y construir espacios de colaboración política y de coordinación de luchas, este es el objetivo del Foro Europeo que a ejemplo del Foro de Sao Paulo aprobó el

pasado Congreso del PIE, y el objetivo de la propuesta de Consenso de Nuestra América que impulsan los partidos de progreso e izquierdas de América Latina.

En este marco, de defensa de un nuevo internacionalismo, cobra fuerza la celebración del centenario de la revolución soviética de la que informará el camarada Rene, que formará parte importante del trabajo del Partido en los próximos meses y que nos debe servir para poner en valor la necesidad del viejo lema de Proletarios de todos los países, Uníos.

En España, la situación está marcada por el intento del bloque dominante de consolidar los cambios, recortes y reformas que se han venido haciendo desde
2010, una vez rescatada la banca con dinero de todas y todos, cambiadas las leyes laborales, y anulados los derechos sociales, limitada la libertad con la ley mordaza y adecuado el modelo productivo a los mandatos de la UE para hacernos cada vez más dependientes, supeditada la política exterior a una OTAN a la que la Ministra del Ejercito ha prometido aumentar la financiación, ahora tocaría cerrar la crisis del régimen salido de la llamada transición con un nuevo entramado institucional que les asegurase otras tantas décadas de dominio.

Este bloque dominante necesita mantener la estabilidad parlamentaria que le aseguran PSOE y Ciudadanos, conseguir un clima de estabilidad social y añadir un último elemento que sirva para legitimar la figura del nuevo monarca porque no olvidemos que la monarquía es fundamental para asegurar el actual estado de cosas.

En este sentido debemos resaltar la vergüenza que supone la utilización de los instrumentos del Estado en defensa de la Familia Real. Queda demostrado judicialmente lo que era un secreto a voces, el aprovechamiento de la condición de familia real, para hacer grandes negocios, para aprovecharse en beneficio propio de comisiones y favores y, sobre todo, queda demostrado que ni la justicia ni las sentencias son iguales para todo el mundo. Demostrados los delitos cometidos tanto en el caso Noos cómo en el de las tarjetas black la realidad es que hoy por hoy quienes han sido condenados se encuentran en la calle, sin fianza y con derechos que no se recuerdan en ningún otro procedimiento judicial, lo que recalca el carácter de clase de la justicia, esta situación nos viene a reafirmar en nuestra defensa de la causa republicana y en la denuncia de los privilegios que una familia tiene sobre el resto de españolas y españoles.

De esta manera cobra especial importancia preparar el mes de Abril Republicano para desarrollar una ofensiva para deslegitimar a una monarquía que sigue sin querer arriesgarse a plantear la consulta popular entre monarquía y república, y para seguir avanzando en la consolidación de un potente y unitario movimiento republicanos, trabajo que impulsa desde hace años la Junta Estatal Republicana como espacio unitario y que debe tener en el V Encuentro Republicano del mes de Mayo una puesta al día para seguir desarrollando el papel para la que fue creada y crecer.

En este marco de nuevo intento de poner al día el régimen surgido de la transición conmemoraremos el 40 aniversario de nuestra legalización, en el que trataremos de confrontar con quienes nos quieren situar en el armario de la historia, sin ninguna capacidad de influir en el presente.

Un elemento recurrente como es la cuestión catalana vuelve a aparecer en escena, esta vez en forma de negociación entre el Gobierno catalán y el Estado Central, para buscar una salida que, sin hacer el Referéndum, contente a ambas partes. En este sentido no olvidemos, que por más que se envuelva en la estelada, el Gobierno de Cataluña sigue representando a la burguesía catalana y practicando la misma política de recortes y reformas que el resto de gobiernos que se supeditan a la UE.

En este sentido el bloque dominante para culminar su segunda transición, tal y como ocurrió en los años 80 del siglo pasado necesita un acuerdo que ponga fin, o al menos un paréntesis, a la tensión sobre el modelo de estado, por lo que desde el PCE tenemos que estar pendientes de que este pacto entre el poder central y la burguesía catalana no se consiga a costa de la configuración de un Modelo de Estado insolidario y desigual.

Ponemos en valor como referente para el momento actual el papel que ya jugó en su momento el Pueblo Andaluz y su batalla que culminó el 28-F para evitar una España confederal e insolidaria.

Desde el PCE, nos reafirmamos en nuestra defensa del derecho a la Autodeterminación de los Pueblos del Estado Español como un instrumento de normalidad democrática y una parte del ejercicio del derecho a decidir que defendemos para todos los ámbitos de la vida, por lo tanto nos sumamos a quienes tratan de instar a los Gobiernos de Cataluña y del Estado español para alcanzar un acuerdo que permita la celebración de un referéndum con las condiciones legales y las garantías democráticas necesarias para que sea reconocido por la comunidad internacional, en este sentido señalamos que la celebración de ese Referéndum en Cataluña sería un instrumento fundamental para la normalización de la vida política.

Al mismo tiempo, señalamos que no se puede convertir el referéndum que como decimos es un instrumento en un fin en sí mismo. Para el PCE, el fin es construir un Estado solidario, socialmente avanzado en el que la clase trabajadora pueda ejercer plenamente sus derechos, por ello defendemos la propuesta federal como la que mejor puede defender los intereses de la mayoría social.

Por ello saludamos, los resultados de la Conferencia Nacional que el PSUC-viu celebro el pasado mes de febrero, en la que definió la propuesta nacional y de clase que defienden para Cataluña, así mismo saludamos y compartimos el apoyo e implicación de nuestro Partido hermano en el desarrollo del nuevo espacio de convergencia catalán, proyecto, en el que trataran de defender la política, que tanto el PCE como el PSUC hemos venido aprobando en cuestiones sociales, políticas y de modelo de Estado Republicano Federal.

En esta coyuntura, teniendo claro nuestro análisis del momento actual de la crisis de régimen, tenemos que plantearnos cómo dar la batalla parta evitar que esta se cierre en clave antisocial, patriarcal y autoritaria, para ello debemos dar la batalla ideológica frente al pensamiento único neoliberal y el fascismo, evitando que las capas populares asuman la nueva situación como irreversible, y se dediquen a buscarse la vida dentro de las nuevas reglas de la sociedad ultraneoliberal, tenemos que demostrar que es posible construir la alternativa solidaria, igualitaria, justa y plenamente democrática.

En este sentido proponemos actuar en dos niveles, el político y el social, con el objetivo de organizar directamente a quienes están siendo más afectados/as por las injusticias que produce el sistema, organizar a quienes están siendo perjudicadas/os por el nuevo orden social que trata de consolidar, esta debe ser la consigna que este Comité Federal lance a todo el Partido.

En lo social tenemos que ser capaces de agudizar las contradicciones que tiene el sistema y activar los conflictos socio-laborales, tratando de dar perspectivas globales a las luchas, de forma concreta se plantea que situemos la cuestión de las pensiones como elemento aglutinador de una movilización general, ya que se trata de una cuestión que afecta al núcleo mismo del sistema y a todos el conjunto de la clase obrera y capas populares.

En estos momentos tenemos el reto de dar una dimensión global a distintas luchas que vienen a demostrar cómo las Reformas Laborales que tanto el PP como el PSOE han aprobado son la base de los problemas que tienen las trabajadoras y trabajadores en estos momentos, derivados de unas condiciones laborales claramente injustas. En este sentido nos sumarnos a las luchas que mantienen los estibadores, las trabajadores de los servicios de restauración y atención al cliente de Ferrovial que trabajan subcontratados para RENFE, las trabajadoras de empresas teleoperadoras, las camareras de piso de los hoteles que se rebelan contra una doble explotación, como trabajadoras y como mujeres, y tantos otros colectivos que hoy se movilizan en defensa de unas condiciones de trabajo justas y de vida digna.

Las movilizaciones convocadas por las Marchas de la Dignidad y la celebrada en Andalucía el pasado 28-F ponen de manifiesto que hay una parte importante de la clase trabajadora y de las capas populares que no se resignan a las políticas antisociales que les tratan de imponer y que la tensión movilizadora empieza a crecer.

Es de resaltar que frente al discurso de que la crisis ha terminado, de que la economía está cada vez mejor, los datos siguen diciendo que en el año pasado se produjeron 48.410 ejecuciones hipotecarias, y otros 63.037 lanzamientos, sin embargo ningún medio de comunicación se hace eco de esta realidad, lo que nos lleva a decir que no es que la crisis haya terminado, es que sus consecuencias están siendo silenciadas para que la nueva realidad sea asumida como irremediable para la mayoría social.

De una manera significativa este Comité Federal se suma y llama a todo el Partido a implicarse en la huelga general de la Educación, que todos los sectores de la Comunidad Educativa han convocado para el próximo 9 de marzo en defensa de una Educación Pública, gratuita, laica, inclusiva y de calidad, por la derogación de la LOMCE, contra los recortes en educación y por el aumento de los presupuestos en educación, así como por la mejora de las condiciones de trabajo de quienes trabajan en la enseñanza así cómo la eliminación de los conciertos educativos, es decir planteamos confrontar directamente el intento de convertir la educación en un negocio al servicio de la transmisión de la ideología dominante. Cobra una gran importancia que se esté construyendo un gran bloque social en defensa de un modelo educativo publico.

Al mismo tiempo, este Comité Federal hace un llamamiento a la rebelión frente al avance de las políticas patriarcales que trata de imponer el bloque dominante. De esta manera frente a las propuestas de Pactos de Estado que pretenden lavar la cara al bipartidismo como si las políticas patriarcales y antisociales del PP con un PSOE que avala su continuidad y un sistema judicial impregnado de pensamiento machista, no tuvieran ninguna relación con la violencia machista, desde el PCE tenemos que llamar a la rebeldía, a la movilización contra el sistema patriarcal y a la necesidad de organizar a las mujeres que hoy empiezan a tomar conciencia de la necesidad de plantar cara a las agresiones de una sociedad patriarcal.

Tenemos que seguir poniendo de manifiesto la existencia de un gobierno de Gran Coalición en la práctica que está permitiendo al PP mantener sus políticas antisociales, frenando la posibilidad de aplicar las mayorías parlamentarias que sobre el papel pueden existir para cambiar de política y que el PSOE se negó a concretar en un gobierno que expulsara a Mariano Rajoy y al PP del Gobierno.

En este marco de ofensiva ideológica del capital para imponer valores mercantilistas se tienen que situar los debates en torno a los intentos de regular la prostitución y los úteros de alquiler ejemplo de mercantilización del cuerpo de la mujer.

No podemos olvidar que el patriarcado es uno de los pilares sobre los que asienta el capitalismo su dominación, y que por lo tanto no terminaremos con el capitalismo si no nos planteamos terminar con el patriarcado, cuestión que tenían muy claro quienes en 1917 proclamaron el primer estado obrero de la historia, que entre las primeras medidas que tomaron estaban las que avanzaban en la equiparación entre hombres y mujeres. Debemos de poner en valor la cantidad de medidas en defensa de la liberación de la mujer fueron aprobadas por primera vez en la historia por el gobierno bolchevique.

Apoyamos la marcha de mujeres que el Movimiento Democrático de Mujeres ha convocado para el próximo 7 de octubre en defensa del trabajo digno, con la voluntad de que sea lo más unitaria posible y que tendrá que ser una tarea importante de todo el Partido.

Las Marchas de la Dignidad han vuelto a salir a las calles los días 25 y 28 de febrero en defensa de los derechos conseguidos con décadas de lucha, en defensa de las pensiones y contra los recortes, además de otras reivindicaciones unitarias que han sido atacadas por el neoliberalismo. Han

sido cientos de miles de personas las que han salido a las calles para tener una vida digna al grito de Pan, Trabajo, Techo y Dignidad.

Para el PCE las marchas, siguen siendo, hoy por hoy el espacio unitario más importante, con capacidad de movilización, de acción contra los ataques del capital, de apoyo y generación de conflicto entre el trabajo y el capital, en defensa de los derechos históricos conseguidos por la clase trabajadora y por la lucha de nuevos derechos, un espacio en el que debemos trabajar y que consideramos se debe ampliar para darle un nuevo impulso en este momento concreto.

A la vez debemos aportar elementos para el debate en el que resituar a las marchas en esta coyuntura concreta, tras tres años de lucha y de propuestas, de cambio de la condiciones políticas e institucionales, abrir las referencias a todas las organizaciones que coincidiendo con el programa (manifiesto) aporten fuerza social, política y sindical al movimiento 22M unificando la acción y la lucha en cada territorio y en el ámbito federal.

En este sentido, nos ponemos en Marcha en las preparación de la nuevas movilizaciones del 27 de mayo, en su caso, un buen marco para ampliar el espacio y sumar en la correlación de fuerzas contra las instituciones y gobiernos que con la excusa de la austeridad nos roban los derechos.

Esta situación de aumento de la conflictividad, nos viene a demostrar lo acertada de nuestra campaña en defensa de un trabajo y una vida digna, campaña que se debería de retomar de una forma descentralizada para ligarla con la cantidad de conflictos sociolaborales que se dan en muchos lugares, la consigna tiene que ser partir de lo local para llegar a lo global, partir de la lucha sectorial para plantear la Jornada de Lucha Social que ponga en contacto todas las reivindicaciones y sitúe claramente la necesidad de cambiar el marco laboral e institucional para poder tener el derecho a un trabajo y una vida digna.

En lo político hay que buscar la más amplia unidad popular en torno a un programa de mínimos que agrupe a quienes no asumen las políticas de recortes y austeridad, de reformas antisociales y autoritarias, en lo institucional debemos hacer un llamamiento para quienes nos representan en Ayuntamientos, Parlamentos autonómicos y Cortes Generales sean catalizadores, altavoces y ayuda en ese objetivo de organizar a quienes están siendo afectados/as por las injusticias.

Tenemos en estos momentos que impugnar a una Justicia que una vez más se muestra como uno de los estamentos más reaccionarios del régimen y que ha evidenciado su doble vara de medir en actuaciones como la puesta en libertad del Rato, Blesa, o Urdangarín, que han estafado y robado, mientras mantiene encarcelados a sindicalistas.

En este mismo sentido ponemos de manifiesto el comportamiento de la justicia que frena de manera parcial los intentos de remunicipalización de determinados servicios en la ciudad de Zaragoza, mostrando este Comité Federal todo el

respaldo al camarada Alberto Cubero en su labor institucional de defensa de lo publico y del interés general.

Es necesario avanzar en la constitución de un Bloque Histórico de la clase obrera y las capas populares que dispute la hegemonía ideológica, social, política e institucional al Bloque dominante, somos conscientes de las dificultades, de la fragmentación que hoy sufrimos en la izquierda, pero también sabemos de la fuerza que tiene el mensaje que sitúa en primer plano lo que nos une.

Para disputar la hegemonía tenemos que tener determinación, pero también organización, ya que la política que no se organiza y no se transforma en acción o existe más allá de los papeles, pero al mismo tiempo no podemos olvidar el elemento clave de nuestra estrategia es poner la centralidad para la construcción del Bloque Histórico que plantee la ruptura en la contradicción capital/trabajo, entendiendo el concepto trabajo en el sentido amplio que incluya a las mujeres que excluidas del mercado laboral se las pretende situar en un trabajo reproductivo incivilizado, y desde esta centralidad tenemos que trabajar de una forma especial para que el sindicalismo de clase sea una de las piezas fundamentales de este Bloque Histórico.

Es necesario realizar el debate sobre la relación dialéctica entre el papel del sindicalismo, y el papel del partido revolucionario que es lo que le da carácter rupturista al Bloque Histórico.

Para que esta consigna no sea como otras veces una simple declaración vacía de contenido y retórica, es necesario pasar del clásico ¿Qué hacer? A un ¿Cómo hacerlo? Este debe ser por tanto el objetivo de este Comité Federal, debatir y aprobar como situamos al conjunto del Partido en las tareas políticas, sociales e institucionales necesaria para dar la batalla.

En consecuencia las agrupaciones deben celebrar reuniones para debatir la situación de su entorno en relación con las consecuencias de la crisis y las políticas de recortes y reformas, desde este análisis cada agrupación debe aprobar planes de trabajo que siguiendo con el desarrollo de las campañas puestas en marcha por el PCE y por IU, conecten al Partido con quienes sufran despidos, desahucios, bajos salarios, precariedad, discriminación de genero, etc, el objetivo es organizar la rebeldía en el marco de las convocatorias unitarias que se están convocando dando especial relieve a las iniciativas que se desarrollarán en torno al 8 de marzo.

El objetivo es mantener la tensión en marzo y abril de cara a un 1 de mayo combativo que ponga de manifiesto que la clase trabajadora y las capas populares no asumen la salida antisocial y patriarcal de la crisis.

Si hacemos bien el trabajo, en relación con el sindicalismo sociopolítico y reivindicativo, y con los movimientos sociales, este Primero de mayo debe salir de la rutina y marcar un cambio de tendencia y ser la referencia unitaria de sindicatos, movimientos sociales, partidos políticos, que tenga continuidad en las convocatorias de las marchas para el mismo mes.

Al mismo tiempo que nos planteamos esta prioridad de evitar que se consolide la paz social, tenemos que ser conscientes de la necesidad de contribuir a la creación de un espacio común en el que confluyamos quienes estamos dispuestos a dar la batalla por un proyecto de Nueva Sociedad más social, igualitaria, democrática y justa, un espacio en el que ecologistas, sindicalistas, feministas, activistas sociales, luchemos conjuntamente en la calle y construyamos un referente electoral con voluntad ganadora que aprovechando los elementos positivos que aparecieron en el pasado ciclo electoral, sea capaz de corregir los errores que se produjeron y que nos debilitaron en las últimas elecciones generales permitiendo que se formara el gobierno del PP.

Con tiempo suficiente hay que preparar las próximas batallas electorales, ya que las alianzas políticas no se deben construir desde las prisas y las improvisaciones, el PCE, al igual que en el anterior ciclo trabajará por consolidar las características participativas, plurales y cooperativas de esos espacios. En este sentido es importante un análisis de las experiencias de las candidaturas unitarias que se presentaron en las pasadas elecciones municipales y de forma especial de los ayuntamientos que se gobiernan, sin olvidar los gobiernos en los que se participa directamente como Izquierda Unida.

El Partido, debe contribuir a organizar la convergencia desde la base, se trata de situar la lucha como una globalidad que se afronte de forma cooperativa, es necesario reclamar claridad, seguridad en el desarrollo de los marcos unitarios.

Se debe crear en cada federación la responsabilidad de convergencia que coordinará a nivel federal la Permanente. En este sentido celebraremos este mes una reunión monográfica para analizar cómo están las convergencias en cada uno de los territorios y cómo avanzar en la más amplia unidad popular.

Como se ve son tareas las que se plantean muy concretas y que pueden y deben ser valoradas en dos o tres meses que nos llevarían a la celebración del segundo encuentro de cuadros antes del verano, en el que hagamos un balance del trabajo realizado.

Al mismo tiempo tenemos que señalar la importancia de que el Partido en su conjunto se implique en las tareas que tiene en marcha IU, tanto su Plan Estratégico para la construcción de un Movimiento Político y Social como su Plan de Acción concretado en la campaña contra la precariedad que trata de activar el conflicto social, como forma de intervención política, campaña que debe ser entendida como complementaria a la del Partido en defensa de un trabajo y una vida digna.

No olvidemos que nuestro trabajo en IU es una obligación resultante de los compromisos adquiridos en la primera fase del XX Congreso y que se plasmaron en gran medida en los acuerdos de la XI Asamblea de IU.

Por ultimo destacar la intensa actividad que en los últimos meses tanto el área ideológica como la FIM están desarrollando. Hemos puesto en marcha dos

instrumentos importante para mejorar la capacidad de la militancia en la lucha ideológica, por una parte la recuperación de Nuestra Bandera que editará este trimestre su tercer número dedicado a la convergencia social y política y por otra parte la puesta en marcha de la Escuela Permanente de Cuadros que está desarrollando en este momento su segundo bloque y que está teniendo un importante seguimiento por más de 200 cuadros.

Ahora se trata de dar continuidad y mejorar el trabajo, y sobre todo de que las direcciones de federación aprovechen estos instrumentos haciendo un seguimiento de estas iniciativas organizando actos en torno a Nuestra Bandera y haciendo un seguimiento del alumnado de la Escuela en su territorio.

En este sentido, nos tenemos que felicitar porque el poner al día el aparato ideológico del Partido empieza a dejar de ser una frase hecha para ser una incipiente realidad que tenemos que desarrollar.

Camaradas, en este Comité Federal convocamos la 2ª fase del XX Congreso, en ella tenemos el reto de lanzar el mensaje de un PCE unido y fuerte que actúe con una sola voz en la defensa de los intereses de la clase obrera, somos conscientes de que es un Congreso importante, en un momento decisivo de la historia, necesitamos que el PCE sea luna herramienta útil para la clase trabajadora en la lucha por su emancipación.

Un Congreso que debe ser de clarificación y de unidad, que dé certezas a la militancia sobre la determinación del Partido en la lucha por la transformación social, desde la estrategia de ruptura democrática y social.

En este sentido, no puede ser un congreso interiorizado, tenemos que plantear un método de debate que nos permita conseguir la máxima participación y la mayor profundización en los contenidos, pero el mayor reto es hacer compatible este debate con la necesidad de desarrollar un trabajo político en la calle, la pregunta a la que debemos responder es si seremos capaces de hacerlo, pues bien entendemos que desde este informe que es eminentemente practico se puede situar al Partido en la coyuntura, somos conscientes de nuestra responsabilidad como dirección al presentar estas propuestas, pero ahora se trata de que el conjunto de los comités del Partido a todos los niveles las adecúe a su realidad y las sitúe en condiciones de ser un instrumento de trabajo para el conjunto del Partido.

Se adjuntan los ejes sobre los que está trabajando la Ponencia redactora de los documentos de cara a que se puedan realizar aportaciones por el conjunto del Comité Federal.

Madrid, 5 de marzo 2017

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here