Compartir

El representante en funciones de Rusia ante la ONU, Piotr Ilichov, anunció las condiciones bajo las cuales el Kremlin estaría dispuesto a realizar una nueva reducción de sus arsenales nucleares.

En el marco de la Comisión de Desarme de Naciones Unidas (UNODA), el diplomático aclaró que Rusia cumple hoy día con todas las exigencias del último Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (STAR III), si bien un mayor avance hacia el establecimiento de un mundo libre de estas armas se ve imposibilitado por diversos factores.

Como primer impedimento, Ilichov destacó el emplazamiento de sistemas antimisiles estadounidenses en Europa Oriental, cerca de la frontera con Rusia.

“Hemos conseguido socavar el peligro del programa nuclear iraní, que se usaba como pretexto para el establecimiento de sistemas antimisiles en Europa. Sin embargo, EEUU no ha dado pasos hacia una respuesta. Más que eso, tiene lugar un constante y desestabilizador incremento de fuerzas antimisiles estadounidenses”, constató Piotr Ilichov.

Además, EEUU ha incrementado la cantidad de buques equipados con los sistemas de defensa antimisiles Aegis. Estas flotas pueden cubrir diferentes direcciones en cualquier costa del mundo. La parte estadounidense ha subrayado en repetidas ocasiones que tales medidas no están dirigidas contra Rusia, pero, en caso de un hipotético conflicto, sí que lo estarán, aclaró a Sputnik Ígor Korótchenko, director de la revista Natsionalnaya Oborona (Defensa Nacional, en ruso).

“Entre 2018 y 2020, ellos recibirán sistemas capaces de interceptar con gran precisión proyectiles balísticos intercontinentales. (…) EEUU seguirá creando un sistema de defensa antimisiles de varias capas, ubicándolo en diferentes rincones del mundo”, explica Korótchenko.

Ataque no nuclear

Otro factor no menos importante enumerado por el diplomático ruso Piotr Ilichov es la escalada de todo tipo de armamento estratégico ofensivo en EEUU. No es ningún secreto que los estadounidenses han aplicado la doctrina de un ataque preventivo a escala global.

Esta supone la reducción al mínimo de la capacidad de respuesta del potencial enemigo, destruyendo preventivamente todas sus fuerzas nucleares en un inesperado y mortífero primer ataque. La capacidad de respuesta de las pocas unidades que sobrevivan será anulada con el sistema antimisiles global.

Por último, el representante de Rusia ante la ONU llamó a establecer un nuevo régimen de control sobre el armamento convencional en Europa. Hasta la fecha, las fuerzas de la OTAN en Europa superan a Rusia en cantidad de armamento convencional desplegado en el continente. Esto significa que las armas nucleares constituyen para el país eslavo un elemento esencial de disuasión estratégica.

“En 2009, nuestro país presentó un proyecto de tratado para la seguridad europea. Sin embargo, hasta ahora, la constructiva propuesta de Rusia sigue siendo ignorada. Por nuestra parte, seguimos abiertos al diálogo de igual a igual que tenga en cuenta los intereses de todas las partes”, expresó Ilichov ante la ONU.

“Por supuesto, los estadounidenses y sus aliados no aplicarían tales medidas. Y eso significa que debemos desarrollar nuestro potencial nuclear”, concluye Ígor Korótchenko.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here