Inicio Artículos El lugar del mundo donde se cometen más violaciones es en el...

El lugar del mundo donde se cometen más violaciones es en el ejército estadounidense

897
0
Compartir

El lugar del mundo donde más violaciones y delitos sexuales se producen es en el ejército estadounidense. Se habla de una verdadera “epidemia” y de violaciones en masa. En 2014 el Pentágono admitió que aproximadamente 20.000 soldados habían sido violados en los cuarteles.

Pero al 85 por ciento de las víctimas ni se les pasa por la cabeza la idea de denunciar el delito, a causa de las amenazas que pesan sobre ellos. La violación en el ejército estadounidense forma parte de una “cultura” militarista que refleja la que impera en aquella sociedad, donde cada 98 segundos se comete una violación.

En 2014 el Comité contra la Tortura de la ONU tuvo que recordar a Estados Unidos que la violación no forma parte de ninguna “cultura”, sino más bien al contrario y, por lo tanto, que tiene obligación de proteger a las víctimas de las violaciones que se cometen entre sus fuerzas armadas.

Un factor que pesa sobre la enorme cifra de violaciones y crímenes sexuales en el ejército estadounidense es el aumento en el número de criminales que hay entre la soldadesca del Pentágono. Tras la guerra de Irak, la popularidad de la tropa ha disminuido y, como consecuencia, también el número de reclutas, por lo que tienen que acudir a los exconvictos.

Estudios realizados por la Marina en 2012 revelan que un 15 por ciento de los nuevos reclutas había cometido o intentado cometer al menos una violación antes de unirse a las Fuerzas Armadas. En 2011 el FBI aseguraba que miembros de más de 53 bandas callejeras se habían alistado en el ejército para no ser detenidos.

Al mismo tiempo, en Estados Unidos un 8 por ciento de la población penitenciaria la componen veteranos del ejército.

En 2014 otra encuesta del Pentágono destapó que el 62 por ciento de las víctimas que permanecían activas en la Armada habían recibido algún tipo de represalia tras denunciar un delito sexual a sus jefes.

El acoso sexual en el ejército afecta tanto a mujeres como hombres, pero cuando estos son víctimas de violaciones se enfrentan al peor estigma que pueda haber entre la soldadesca, la homosexualidad, que hasta 2011 ha estado estaba prohibida en la Armada estadounidense.

En 2004 el Pentágono tuvo que poner en marcha una oficina de respuesta de las violaciones en la Armada, conocida en inglés como SAPRO. Esta misma oficina tiene un encargado por cada instalación militar al que las víctimas pueden dirigirse en caso de padecer un delito. También se ha modificado el Código Penal Militar para que los comandantes no puedan continuar amañando las denuncias.

Sin embargo, en 2013 el propio teniente coronel Jeffrey Krusinki, director de la prevención de abusos sexuales en las Fuerzas Aéreas, fue denunciado por acoso sexual.

El padre de una recluta que se suicidó después de ser violada y licenciada de la marina, muestra su retrato

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here