Compartir

El jefe del Comité Internacional del Senado ruso, Konstantín Kosachov, considera que Washington está actuando de una manera cínica al negarse a presentar pruebas sobre la supuesta implicación del presidente Bashar Asad en el ataque químico.

El 9 de abril, la embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, declaró en una entrevista con la cadena CNN que el país norteamericano cuenta con pruebas irrefutables pero completamente secretas que probarían la implicación de Asad en el ataque químico perpetrado el 4 de abril contra la ciudad siria de Jan Sheijun. Basándose en estas supuestas pruebas, Haley exhortó a que Rusia retirara su apoyo al presidente sirio.

Kosachov ha calificado en su cuenta de Facebook estas demandas como “una completa ausencia de relación causa efecto y [una muestra] a la norteamericana del ardid y la mentira”.

“¿Y qué hay sobre compartir estas pruebas con los rusos? ¿Con el Consejo de Seguridad de la ONU? ¿Con todo el mundo, a fin de cuentas? ¿O estas pruebas son tan irrefutables que tienen que estar clasificadas?”, se preguntó, irónicamente, el senador.

El 7 de abril, Donald Trump ordenó bombardear con misiles de crucero la base aérea de Shairat. El Gobierno estadounidense justificó esta decisión al considerar que el 4 de abril, precisamente desde esta base, las fuerzas gubernamentales sirias realizaron un supuesto ataque químico contra la ciudad de Jan Sheijun.

Por su parte, Moscú y Damasco calificaron el bombardeo de EEUU como una agresión, mientras que el ministro de Exteriores sirio, Walid Mualem, declaró que el Ejército sirio “no ha utilizado, ni utilizará jamás” armas químicas contra su propio pueblo, “ni siquiera” contra los rebeldes o los yihadistas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here