Compartir

Un exagente de la CIA revela que el presidente estadounidense, Donald Trump, decidió atacar Siria basándose en una ‘falsedad’ y ‘mentiras’.

Trump decidió “con base en una falsedad (…) oye mentiras por parte de sus generales y de su secretario de Defensa (James Mattis)”, afirmó Ray McGovern, exagente de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés), en declaraciones a la agencia rusa de noticias TASS.

El inquilino de la Casa Blanca ordenó el lanzamiento de 59 misiles de crucero Tomahawk contra el aeródromo militar de Al-Shairat en la provincia central de Homs, so pretexto de acabar con la base desde donde, según alega, se realizó el ataque químico a Jan Sheijun, en la provincia noroccidental de Idlib.

“Trump decidió atacar Siria “con base en una falsedad (…) oye mentiras por parte de sus generales y de su secretario de Defensa (James Mattis)”, afirmó Ray McGovern, exagente de la CIA.

Conforme a McGovern, quien en su carrera fue responsable de elaborar reuniones de Inteligencia para la Casa Blanca, lo que ocurrió en la provincia de Idlib “se presenta de forma tergiversada” ya que en realidad el desastre ocurrió en el lugar donde se encontraba un almacén de armas químicas.

No se descarta el hecho de que la reacción instintiva de Trump se base en datos incorrectos, en una información tergiversada a propósito”, agregó. La versión mencionada por él anteriormente había sido confirmada por Rusia.

A su vez, Phil Wilayto, representante de la Coalición Nacional Unida Antimilitar de EE.UU. (UNAC, por sus siglas en inglés), criticó al país norteamericano por confiar en datos de los grupos opositores, entre ellos el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) con sede en Londres (la capital británica). Además, hizo hincapié en que “no hay pruebas reales” respecto a un supuesto uso de este tipo de armas por Damasco.

El Gobierno de Siria también asegura que la muerte de civiles en Jan Sheijun no se produjo por el accionar de la Fuerza Aérea de Siria sino se debió a una explosión de un depósito de municiones del Frente Al-Nusra (también conocido como el Frente Fath Al-Sham) que contenía armas químicas.

Damasco ha anunciado en reiteradas ocasiones que no posee ningún tipo de armas químicas. Comenzó en 2014 la entrega de todo su arsenal químico a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), y en enero de 2016 esa organización internacional anunció su total destrucción.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here