Que huérfanos como andábamos, la izquierda ha llamado “izquierda” a cualquier cosa en estos últimos años, parece evidente. Bastaba con que un dirigente, o candidato a, dijese dos ideas contra la derecha para que fuera adoptado como imprescindible. Lo ocurrido en Grecia con Syriza y Tsipras es un ejemplo palmario de todo eso. Crearon un espacio a la izquierda del PASOK (la histórica socialdemocracia griega), con ribetes progres y modernos transversales 2.0, y contenido anticomunista (faltaría más), y triunfaron. Triunfaron unos pocos meses hasta que el pragmatismo y la Troika les sacó la máscara y los puso en su sitio de defensores del capitalismo (con y sin rostro humano). Un par de Congresos para sacarse de encima a las voces disidentes y hala a obedecer a los amos europeos.

Hoy Tsipras es una sombra que se pasea por Europa agasajado por los Merkel/Juncker que, en un caso de psiquiatría, concita aún interesadas adhesiones de líderes de la mal llamada izquierda.

Y eso que el personaje ya no tiene que ocultarse y dice abiertamente que el acuerdo llegado en el Eurogrupo contempla medidas que no son necesarias para su Gobierno pero las acepta y apoya. Y, para colofón, y según un comunicado conjunto de los siete jefes de Estado o de Gobierno del sur de Europa que “la respuesta” de Estados Unidos en Siria “tenía la intención comprensible de impedir y evitar la distribución y el uso de armas químicas y se centró en ese objetivo”. Todo claro, Tsipras.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.