Compartir

La falta de alimentos lleva a los residentes de las zonas de Mosul bajo control de Daesh a comer pájaros y gatos para sobrevivir.

La situación ha sido descrita a la página web Middle East Monitor por fuentes locales como el activista de la ciudad de Mosul (norte) Jalil Al-Ashuri, que la achaca a las restricciones impuestas por EIIL (Daesh, en árabe) y a los combates de este grupo terrorista con el Ejército iraquí.

Al-Ashuri relata que la gravedad del desabastecimiento de productos básicos es tal que un kilo de arroz, fundamental en la dieta local, puede costar hasta el equivalente a 36 dólares de EE.UU. por kilo, haciendo imposible que los residentes puedan adquirirlo.

“Los doctores han tenido que tratar heridas de bala sin anestesia”, dice uno de los doctores del oeste de Mosul.

Además, indica que el agua de la ciudad está muy contaminada, en gran parte debido a que Daesh se ha negado a llevar a cabo las necesarias tareas de mantenimiento de la infraestructura de la ciudad, por creer poco probable que pueda mantenerla bajo su control, habiendo perdido ya de hecho gran parte de ella.

Del mismo modo, asegura un doctor en el oeste de Mosul, la falta de medicamentos y equipos médicos ha llegado hasta el punto de que los doctores tienen que realizar algunas de sus operaciones sin anestesia.

“Los doctores han tenido que tratar heridas de bala sin anestesia”, ha dicho uno de los doctores, que afirma que los hospitales tampoco tienen recursos para atender a los pacientes, por lo que el número de muertos aumenta.

Desde octubre de 2016, las tropas iraquíes luchan por liberar Mosul, la capital de la provincia norteña de Nínive. En esta gran operación, las Fuerzas Armadas iraquíes ya han liberado el sector oriental de la ciudad y estos días sus esfuerzos se centran en reconquistar, manzana por manzana, el área occidental de la urbe.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here