Compartir

Rusia asegura que 36 misiles de los 59 lanzados contra la base aérea siria de Al-Shairat fueron destruidos por sus cazas Su-35.

El hecho de que solo 23 misiles hayan impactado contra la base aérea de Al-Shairat demuestra la destrucción del resto o los fallos técnicos que habrían provocado su pérdida, aunque esta segunda hipótesis es muy improbable”, informó el sábado la agencia de noticias rusa RT.

Citando a fuentes conocedoras del caso, la agencia destaca que “en realidad han sido los cazas Su-35 de Rusia los que alcanzaron los misiles Tomahawk y los destruyeron, gracias a sus modernos radares de reconocimiento de misiles y objetos volantes sobre la tierra y las aguas”.

“El hecho de que solo 23 misiles hayan impactado con la base aérea de Al-Ashirat demuestra la destrucción del resto o los fallos técnicos que habrían provocado su pérdida, aunque esta segunda hipótesis es muy improbable”, informa la agencia rusa de noticias RT.

A continuación, agrega que los misiles estadounidenses fueron lanzados por la noche y, por tanto, el fuego producido a consecuencia facilitó su reconocimiento por los Su-35, equipados con rayos de ultravioleta, lo cual aumenta su eficacia.

“Posiblemente, los estadounidenses tenían planeado lanzar 36 misiles Tomahawk instalados en una de sus naves”, añade el informe para después apuntar que el derribo de todos los misiles por aviones de combate rusos hizo añicos todos los planes del país norteamericano.

Una vez destruidos los misiles de la primera nave de EE.UU., prosigue, los pilotos rusos regresaron a sus bases para tareas de reabastecimiento y los estadounidenses aprovecharon la oportunidad para lanzar los 23 misiles desde un segundo navío, los cuales sí alcanzaron sus objetivos en la base aérea de Al-Shairat, en el centro de Siria.

A este respecto, resalta que los pocos daños provocados en el aeródromo militar sirio y la reanudación de sus actividades al día siguiente del ataque corroboran este argumento y el impacto de solo 23 misiles y no todos los 59 misiles lanzados.

El informe califica el ataque de un “error” cometido por Washington, ya que los gastos para su realización y los provocados a su consecuencia son mucho mayores que los causados a Siria.

El pasado 7 de abril, EE.UU. lanzó un ataque con misiles contra una base aérea siria, so pretexto de acabar con el origen de un ataque químico lanzado días antes contra la ciudad de Jan Sheijun. Washington acusaba a Damasco de ser el autor del ataque y de haber enviado un caza de la referida base para hacerlo.

No obstante, en la misma jornada, el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, el general mayor Igor Konashenkov, afirmó que de los 59 misiles lanzados por EE.UU. contra la base aérea siria solo 23 impactaron en su objetivo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here