Compartir

El novedoso vehículo de combate ruso T-14 Armata podría ser equipado con proyectiles nucleares. ¿Alarmante? Sí, si fuera verdad.

Pero no existen tales planes, a pesar de lo que se informó en varios medios de comunicación de los países occidentales.

El portal estadounidense The Diplomat indicó que el mítico tanque de fabricación rusa “podría ser aún más mortal que antes en un futuro próximo”, puesto que la empresa fabricante, UVZ, “podría estar desarrollando” novedosos proyectiles nucleares.

El autor del artículo subrayó también que “aunque el uso de armas nucleares en el campo de batalla no forme parte de la doctrina militar de Moscú, Rusia ha hecho importantes avances en el desarrollo de la tecnología nuclear táctica en los últimos años”.

Es cierto que Rusia contempla usar tecnologías nucleares en su novedoso tanque, pero hay que tener en cuenta algo importante: no todas las tecnologías nucleares están destinadas a explosionar.

El director de UVZ, Oleg Sienko, declaró ante los medios que Rusia planea equipar el avanzado carro de combate con proyectiles diseñados por la empresa estatal Rosatom.

Sin embargo, esto no significa que el tanque utilice dispositivos nucleares. Aunque no se revelaron los detalles de esta colaboración, sí que se sabe que los novedosos proyectiles serán perforadores de blindaje —conocidos como AP— que funcionan exclusivamente gracias a su energía de movimiento, generada por su parte central, que contiene material ultradenso.

Los análogos históricos más conocidos son los proyectiles de uranio empobrecido, pero también existen alternativas al uranio, como el carburo de wolframio.

La fabricación de estos tipos de proyectiles es algo relativamente sencillo para las potencias nucleares como Rusia, EEUU, China, Francia, Alemania o Corea del Sur. Además, los países miembro de la OTAN podrían comprar estas armas a Washington.

Diseñado exclusivamente en Rusia, el T-14 Armata es el pionero de la tercera generación de carros de combate fabricados tras la Segunda Guerra Mundial. El desarrollo del modelo empezó en 2010, aunque la plataforma modular que le sirve de base se concibió un año antes.

El T-14 Armata dispone de un cañón de ánima lisa de 125 mm 2A82 —con la opción de instalar uno de 152 mm 2А83— y una torreta no tripulada de control remoto. La fabricación en serie del nuevo tanque —incluso de su versión no tripulada— está prevista para 2018.

Para el 2025, la Defensa del país prevé armarse con casi 2.500 tanques de esta serie. Varios países extranjeros —entre ellos la India, China y Egipto— han mostrado gran interés por este tanque y tienen la intención de adquirir unidades del avanzado vehículo blindado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here