Compartir

Cualquier intento para debilitar al Gobierno de Siria hará más fuertes a los grupos terroristas, como el EIIL (Daesh en árabe), que se encuentran en el país.

Según un análisis realizado por la firma británica IHS Markit, durante los últimos 11 meses, el 43 % de los combates de Daesh se dirigió contra las fuerzas del Gobierno sirio, el 17 % en contra de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), respaldadas por Estados Unidos, y el 40 % restante se llevó a cabo contra otras bandas de la oposición.

De acuerdo con el estudio publicado el miércoles, los ataques de EE.UU. al Ejército sirio podrían empoderar a los terroristas y encausar sus movimientos a las zonas pobladas en el oeste del país, lo que pone en vilo a ciudades como Damasco y Homs.

“Es una inconveniente realidad que cualquier acción adoptada por Estados Unidos para debilitar al Gobierno sirio, beneficiará a Daesh y otros grupos extremistas”, aseveró Columb Strack, analista en Asuntos del Oriente Medio de la firma británica IHS Markit.

“Es una inconveniente realidad que cualquier acción adoptada por Estados Unidos para debilitar al Gobierno sirio, beneficiará a Daesh y otros grupos extremistas”, aseveró el analista en Asuntos del Oriente Medio del IHS Markit Janes Columb Strack, quien estuvo a cargo del estudio.

“Mientras que las fuerzas respaldadas por Estados Unidos rodean la ciudad de Al-Raqa (el principal bastión del EIIL en el norte de Siria), los terroristas de Daesh luchan intensamente contra el Gobierno sirio alrededor de Palmira, en otras partes de las provincia de Homs y en la provincia oriental de Deir al-Zur”, agregó.

Strack también estimó que la ciudad de Deir al-Zur es actualmente el principal objetivo estratégico de los terroristas de Daesh, puesto que podría convertirse en su nuevo bastión.

“La captura de Deir al-Zur, la ciudad más grande del este de Siria, podría reavivar su proyecto de califato tras la pérdida de Mosul (ciudad iraquí) y A-Raqa”, dijo.

Es de mencionar que EE.UU. lanzó el pasado 7 de abril más de medio centenar de misiles de crucero contra la base militar siria de Al-Shairat en Homs (centro de Siria), so pretexto de una respuesta al incidente químico en la ciudad siria de Jan Sheijun, sita en Idlib, del que Washington culpó a Damasco sin presentar evidencia alguna.

Desde 2011, Siria vive sumida en un conflicto desencadenado por las bandas armadas y terroristas, apoyadas por los países occidentales, especialmente Estados Unidos. Según el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), esta crisis ha dejado más de 465.000 muertos y desaparecidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here