Compartir

MOSCÚ (Sputnik) — El sistema antiaéreo S-500 que se desarrolla en Rusia podría destruir blancos a 100 kilómetros de la Tierra, adelantó el diseñador jefe y subdirector general de la empresa fabricante Almaz-Antey, Pável Sozinov.

A la hora de diseñar el S-500, los ingenieros de la compañía hicieron previsiones acerca del desarrollo de armas aeroespaciales ofensivas en los próximos 25 años, declaró Sozinov a la revista Natsionalnaya Oborona (Defensa Nacional).

“Nuestro sistema debería ser capaz de hacer frente a equipos prospectivos, no solo los que están disponibles hoy. Me refiero a la interceptación en las capas no densas de la atmósfera, incluyendo las capas superiores, a unos 100 kilómetros de la Tierra”, dijo.

Los principales componentes del sistema, según el ejecutivo de Almaz-Antey, ya se están ensayando en polígonos rusos, incluyendo el lanzamiento de nuevos misiles.

Sozinov mencionó también la posibilidad de realizar pruebas en el territorio de Kazajistán donde se habían ensayado sistemas de misiles de alcance largo e intermedio en los años 1970-80.

“Es posible que organicemos allí la segunda etapa de las pruebas con interceptaciones reales”, dijo.

Actualmente, añadió, los ensayos están limitados por las características de los polígonos.

​”El polígono de Kapustin Yar, por ejemplo, implica restricciones sustanciales en cuanto al alcance, de hasta 100 kilómetros”, explicó.

El S-500 es un sistema de misiles superficie-aire con un alcance de hasta 600 kilómetros, diseñado para interceptar y destruir misiles balísticos intercontinentales, así como misiles de crucero hipersónicos, aviones y helicópteros.

El nuevo sistema, de características muy superiores a las del modelo ruso S-400 y el estadounidense Patriot PAC 3, será capaz de abatir simultáneamente hasta diez blancos balísticos que se mueven a una velocidad de hasta siete kilómetros por segundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here