Compartir

El polémico “escudo antimisiles” estadounidense desplegado en Corea del Sur permitirá a Washington monitorear movimientos del Ejército chino.

El martes, el Ejército estadounidense confirmó que el sistema de Defensa Terminal a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés), se encuentra ya operativo en la zona, medida que provocó la ira de Rusia y China, al igual que de Corea del Norte.

En un informe publicado el mismo martes, la cadena de televisión estadounidense CBS recalcó que el único objetivo de EE.UU. es derribar cualquier misil disparados por Pyongyang contra los aliados de EE.UU. y agudizar tensiones o irritar a China.

Sin embargo, el medio reconoce que este sistema permite a las fuerzas norteamericanas rastrear el movimiento de equipos militares chinos en el mar Amarillo, e incluso monitorear al Ejército de Pekín en el propio espacio aéreo y territorio del gigante asiático.

Las unidades de este sistema constan de entre 4 y 9 lanzaderas montadas en camiones, cada una con 8 interceptores. La batería del THAAD contará supuestamente con el poderoso radar AN/TPY-2, capaz de detectar misiles entrantes a grandes distancias.

El Gobierno de Pekín criticó enérgicamente la medida estadounidense, al tiempo que pidió al país norteamericano que renuncie a su instalación “de manera inmediata”.

El anuncio del Ejército estadounidense también provocó críticas desde Rusia, el cual advierte que no tolera un sistema de radar militar estadounidense desplegado a cientos de kilómetros de su territorio, agregó CBS.

El despliegue del THAAD se produce en medio de una escalada de tensiones en la península coreana, en gran parte por las amenazas militares de Washington contra Pyongyang, el envío del portaaviones USS Carl Vinson de propulsión nuclear o bombarderos a la zona y las maniobras conjuntas de EE.UU. con Corea del Sur.

Pyongyang acusa a Washington de poner a la península “al borde de la guerra nuclear”, advirtiendo de que, ante cualquier provocación de Washington, dará una respuesta “despiadada” con ataques a las bases de EE.UU. en Corea del Sur y Japón.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here