Compartir

Los cazas rusos de combate de quinta generación T-50, capaces de alcanzar velocidades de hasta 2.100 km/h, estarán equipados a partir de ahora con los nuevos misiles de crucero X-35UE.

Las aeronaves son capaces de arrasar cualquier objetivo marino, desde lanchas de desembarco hasta portaviones, y también terrestres, como fortificaciones, almacenes subterráneos y material militar. Además, no temen ni a los misiles antibalísticos ni a los sistemas de guerra electrónica.

Las pruebas de los innovadores proyectiles han concluido ya, según confirmaron al periódico ruso Izvestia fuentes del consorcio ruso Corporación de Misiles Tácticos. Los X-35UE convierten al T-50 en una máquina de guerra extremadamente versátil, aseguraron varios expertos al mismo medio.

Su diseño se inició en 1982 como respuesta al uso de misiles de fabricación francesa MM38 Exocet, que saltaron a la palestra durante la guerra de las Malvinas entre Argentina y el Reino Unido. Con su ayuda fueron hundidos el buque británico Sheffield, buques portacontenedores y también fue dañado gravemente el destructor inglés Glamorgan.

La última versión del proyectil, la X-35UE, le debe sus nombre al hecho de que es ‘universal’, es decir, puede ser utilizado no solo por barcos, sino también por aviones, helicópteros y sistemas de defensa costera.

Posee aletas plegables y su peso inicial es de 550 kg, de los cuales 145 kg corresponden solo a la ojiva.

El T-50, sustituto del SU-27, está equipado con los últimos avances en aviónica. Se planea que para 2020 estén disponibles 55 unidades.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here