Compartir

El yerno y asesor del presidente de EEUU, Jared Kushner, ocultó sus vínculos económicos con George Soros, Peter Thiel y el banco Goldman Sachs, según informa The Wall Street Journal. Tampoco ha hecho público que tiene préstamos por valor de 1.000 millones de dólares.

Peter Thiel es un empresario estadounidense, activista político y cofundador de PayPal. Se estima que posee una fortuna de 2.700 millones de dólares, según el índice de la revista Forbes del año 2016.

George Soros está considerado uno de los inversores más exitosos del mundo. De acuerdo con los datos de febrero de 2017, tiene un patrimonio neto de 25.200 millones de dólares, lo que le convierte en una de las 30 personas más ricas del mundo.

Goldman Sachs, por su parte, es uno de los grupos de banca de inversión y valores más grandes del planeta y está parcialmente controlado por la familia Rockefeller.

Las relaciones empresariales de Kushner, que han permanecido ocultas, con los titanes del mundo financiero se realizan a través de una start up de tecnologías inmobiliarias llamada Cadre que Kushner cofundó y de la que actualmente, junto a otros, es propietario. El banco Goldman Sachs, Soros y Thiel, así como varias otras empresas de multimillonarios, también cuentan con participaciones en esta compañía, informa WSJ.

Cadre es uno de los muchos intereses que Kushner no reveló en su informe sobre actividades financieras, según una investigación de The Wall Street Journal. Entre estos ‘intereses ocultos’ también figuran préstamos por un monto total de al menos 1.000 millones de dólares realizados por más de 20 prestamistas sobre las propiedades del marido de Ivanka.

Kushner también ha avalado personalmente más de 300 millones de dólares de sus deudas. No obstante, en el documento en el que se recogían sus actividades económicas, y que se hizo público a principios de 2017, no mencionó a Cadre entre sus centenares de activos.

La abogada de Kushner, Jamie Gorelick, afirma que sus intereses en Cadre aparecen en una versión revisada del documento que saldrá a la luz después de pasar por una comisión de ética que se encargará de su certificación. Según la jurista, Kushner “ha dimitido del Consejo de Administración de Cadre, reasignado su derecho a voto y reducido su participación en la empresa”.

Los expertos en ética se muestran preocupados por el hecho de que las conexiones económicas del asesor de Trump puedan poner en peligro su imparcialidad en ciertas áreas. Las responsabilidades de Kushner se expanden de manera muy rápida e inconexa y van desde trabajar en un acuerdo de paz en Oriente Próximo hasta hacer que el Gobierno federal funcione de un modo más eficiente.

Siendo Kushner funcionario federal de alto rango, las leyes éticas le obligan a desvincularse de asuntos que afecten directamente a sus intereses financieros.

Ivanka Trump, esposa de Kushner e hija del presidente estadounidense, también está en el punto de mira de los comités de ética de EEUU por sus actividades comerciales, sobre todo, por sus intereses económicos en China debido a la tensión reinante entre ambos países.

Donald Trump, durante la campaña electoral, criticó reiteradamente el desequilibrio comercial que existe entre EEUU y China y afirmó que buscaría dar una solución a este problema estableciendo nuevos acuerdos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here