Compartir

Rusia reitera que la Corte Internacional de Justicia de la ONU desestima las acusaciones de Ucrania sobre la ‘ocupación’ de Crimea.

“La Corte Internacional de Justicia (de la ONU) ha adoptado esta posición y no ha apoyado las múltiples declaraciones de sobra conocidas de la parte ucraniana sobre una presunta ‘agresión’ y ‘ocupación de Crimea’, que no tenían nada que ver con la causa judicial”, señaló el viernes la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova.

El 20 de abril, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) rechazó la demanda de Kiev para imponer medidas provisionales contra Rusia por su posible apoyo a los independentistas en Crimea, ya que no había presentado evidencias suficientes para sustentar su reclamo de que “Rusia viola el Convenio para la Represión de la Financiación del Terrorismo”.

Kiev demandó a Moscú en enero pasado, denunciando la violación de las mencionadas convenciones. En particular, llamó a Moscú a renunciar al supuesto apoyo a los independentistas del este de Ucrania, “abstenerse de toda forma de discriminación racial contra la población y los institutos que permanecen bajo control ruso, incluso en la península de Crimea”, así como renunciar a cualquier tipo de “presión política y cultural contra los ucranianos en Crimea”.

No obstante, Rusia rechazó el pasado marzo estas acusaciones a través de un dosier de cerca de 800 páginas.

Anteriormente, Moscú había pedido que las autoridades ucranianas analizaran más atentamente el dictamen de la Corte Internacional de Justicia de la ONU después de que Kiev calificara la decisión tomada por el ente como “un éxito”.

“A pesar de la larga preparación, la parte ucraniana se vio incapaz de presentar pruebas convincentes sobre cualquier infracción cometida por Rusia”, recordó Zajarova.

Asimismo, denunció que el organismo internacional no apoyó ni una sola de las medidas provisionales que pedía Kiev y, a pesar de todas las alegaciones de la parte ucraniana, en su dictamen no había ni una sola palabra sobre las supuestas ‘represalias’ y las ‘persecuciones a los tártaros de Crimea’ por parte de Rusia.

Las relaciones entre Rusia y Ucrania se vieron dañadas gravemente en 2014 cuando la península de Crimea decidió, mediante un referéndum (no reconocido por Kiev), independizarse del país eslavo e incorporarse a la Federación Rusa en medio del conflicto del este de Ucrania.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here