Compartir

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, se mostró ‘sorprendido’ cuando los periodistas le pidieron este 10 de mayo en Washington una valoración sobre el despido del director del FBI, James Comey, y la posible influencia de esta decisión en las conversaciones con el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson.

Antes de que la prensa estadounidense comenzase a lanzar preguntas al canciller ruso y a su homólogo de EEUU, una de las periodistas preguntó si el despido del director del Buró Federal de Investigación (FBI) influiría negativamente en las conversaciones.

“¿Le han despedido? ¿Está usted bromeando?”, respondió Lavrov a la periodista.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, se asombró en su perfil privado de Facebook ante la postura de los periodistas estadounidenses respecto a Lavrov. Recordó que allí donde los rusos suelen bromear, los estadounidenses se muestran demasiado escépticos: “Para nosotros estas cosas suelen ser buen material para algún ‘meme’, pero para EEUU resulta ser un tema serio, serio. Trabajan bajo el principio de ‘¿coincidencia? No lo creo…'”.

La cuestión del despido de James Comey está en boca de todos los medios de comunicación de EEUU. De hecho, los canales de televisión continúan analizando las posibles implicaciones de la destitución del director del principal servicio de investigación nacional.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo hizo a recomendación del fiscal general, Jeff Sessions. Trump informó de que Comey no era capaz de dirigir correctamente el FBI. Según las palabras del Gobierno, el ya exdirector del servicio de inteligencia había perdido la confianza de los partidos republicano y demócrata.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here