Compartir

El viceministro de Exteriores, Anatoli Antónov, podría ocupar el cargo de embajador de Rusia en Estados Unidos, informa el periódico ruso Kommersant.

La Duma estatal y el Consejo de la Federación de Rusia deben decidir el destino de Antónov antes de finales de mayo, según el diario. Si ambas cámaras del Parlamento ruso dan luz verde al candidato, reemplazará en julio al actual embajador en Washington, Serguéi Kisliak, después de la primera reunión personal entre Vladímir Putin y Donald Trump, que tendrá lugar durante la cumbre del G20 en Hamburgo (Alemania).

Desgraciadamente y sin ser culpa suya, Serguéi Kisliak se ha convertido en una “figura odiosa” en EEUU, aseguró a Sputnik el politólogo de la Universidad Estatal de Moscú Andréi Sídorov. Por eso, a juicio de Sídorov, es “un buen paso” sustituirlo con el fin de comenzar una nueva fase en las relaciones bilaterales.

Las discusiones sobre el posible relevo del embajador ruso en Washington y el nombramiento de Antónov comenzaron cuando “al área de seguridad nacional de Estados Unidos llegaron miembros de la cúpula militar que tienen un modo muy específico de pensar: el consejero presidencial de Seguridad Nacional, H. R. McMaster, y el secretario de Defensa, James Mattis”, mencionó al periódico Vzglyad el politólogo Borís Mezhúev, especialista en EEUU.

Anatoli Antónov entró a formar parte del cuerpo diplomático en 1978. Entre 2004 y 2011 fue director del Departamento de Seguridad y Desarme del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia. La actividad diplomática de Antónov siempre ha estado relacionada con asuntos de defensa. En 2011 fue nombrado viceministro de Defensa. En este cargo era responsable de la cooperación tecnológico-militar. En diciembre de 2016 retornó a la Cancillería.

En Moscú ya han planeado desde hace tiempo la sustitución del embajador en Washington, considera uno de los altos cargos del Consejo de Asuntos Exteriores y Política de Defensa, Serguéi Karagánov. Ser viceministro de Exteriores es más adecuado para desempeñar el cargo de futuro embajador que ser viceministro de Defensa, dijo Karagánov en una entrevista con Vzglyad.

De acuerdo con Karagánov, Antónov es conocido por su postura firme en temas de control de armas. “Con la experiencia que tiene, le resultará fácil tratar de construir puentes, nadie verá en él debilidad”, destacó.

Los asuntos de los que Antónov se ocupaba en el Ministerio de Defensa “son, en algunos casos, muy necesarios para llevar a cabo negocios con EEUU de manera adecuada”, subrayó el diplomático ruso Alexandr Belonógov, exrepresentante de la URSS ante Naciones Unidas.

Según él, Antónov es un “experto de primer nivel en asuntos militares”, una característica muy útil para una persona que debe reconstruir las relaciones con EEUU.

“Las cuestiones de carácter estratégico-militar están en el centro de nuestras relaciones con Estados Unidos, de manera que hace falta un experto que esté bien versado en ellas”, resumió Belonógov.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here