Compartir

La histeria de la OTAN está aumentando a medida que se aproximan los ejercicios militares conjuntos Rusia-Bielorrusia “Occidente-2017” que tendrán lugar en Bielorrusia. Incluso Ucrania está tratando de sacar provecho de la tensión creciente.

El analista político Evgueni Krútikov en un artículo de Vzglyad, explica por qué todos los miedos sobre estas maniobras son “abiertamente estúpidos”.

La razón detrás de la histeria consiste en que los ejercicios están programados no lejos del llamado istmo de Suwalki, que la OTAN y el Pentágono consideran “el lugar más vulnerable” de la Alianza y del que creen que Rusia se apoderaría primero en su supuestamente inevitable guerra con el bloque.

La brecha de Suwalki, nombrada así por la ciudad polaca cercana de Suwałki, es un corredor de tierra entre Polonia y Lituania que une a Bielorrusia y el enclave ruso de Kaliningrado. Este hecho es lo que ha convertido este tramo de tierra en una preocupación central de todos los Estados miembros de la OTAN.

El secretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania, Olexandr Turchinov, asegura que el objetivo de las maniobras conjuntas ruso-bielorrusas es “comprobar la disposición de las tropas para llevar a cabo operaciones a gran escala bajo severas limitaciones de tiempo”. Según él, está previsto “crear el corredor de Kaliningrado, lo que en las condiciones actuales no es posible sin la agresión contra Lituania y Polonia”.

El presidente de Bielorrusia Alexandr Lukashenko, a su vez, dijo que los comentarios negativos sobre las maniobras reflejan el deseo de violar la unidad política y militar entre Moscú y Minsk. Destacó que a Bielorrusia le intentan asustar con una supuesta invasión de Rusia en su territorio: “las tropas rusas presuntamente entrarán en Bielorrusia, depondrán al presidente e incorporarán la república a Rusia”.

La parte bielorrusa —por primera vez en la historia— ha invitado a las maniobras a unos observadores de la OTAN, pero este paso también lo lograron malinterpretar, lamenta Krútikov. A la vista de la prensa occidental es nada más que un intento de Lukashenko de defenderse de la posible “invasión de las fuerzas de Putin”.

“Parece que Occidente cree que entre Moscú y Minsk está pasando algún tipo de conflicto del cual se puede aprovechar. No obstante, aún queda gente que sabe Rusia y Bielorrusia forman un espacio militar unificado cuya sede se encuentra en Moscú en Leningradski Prospekt. Entonces, cualquier asunto correspondiente se debe solucionar mandando cartas a esta dirección”, ironiza el autor de la nota.

El hipotético ‘istmo de Suwalki’ se ha convertido en la principal amenaza de los últimos dos años. No importa que la zona histórica de Suvalkija sea un bosque salvaje, con lagos y pantanos abandonados por Polonia con una infraestructura deficiente. Ahora, supuestamente la franja debe ser defendida hasta el último soldado (de los que allí no hay ninguno), continúa Krútikov.

Todo el Ejército de Lituania (después de la restauración del servicio militar obligatorio son aproximadamente 10.000 personas) junto al batallón holandés-alemán-noruego de tropas de la OTAN estacionadas en Lituania de forma permanente, están en alerta. Además, Estados Unidos planea colocar temporalmente en Lituania el complejo antimisiles Patriot, lo que no puede ser una coincidencia.

El autor concluye que los inventos de algunos países occidentales no afectarán los planes de Rusia y las maniobras tendrán lugar exactamente del mismo modo como lo han planeado, desde el 14 hasta el 20 de septiembre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here