Durante la marcha, los manifestantes portaron carteles con lemas como “La vida de los negros importa”, mientras pedían justicia para Charleena Lyles y condenaban el racismo que aplica la Policía estadounidense en sus acciones.

Medios policiales informaron que dos agentes blancos de la ciudad de Seattle mataron a balazos el pasado domingo a Charleena Lyles, una mujer afroamericana embarazada, en su domicilio, tras una alerta de robo.

Los familiares de Lyles reportaron que ella había llamado a la Policía para reportar un posible robo, pero, también indicaron que tenía un historial de problemas de salud mental.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.