El domingo 25 de junio, el mandatario ucraniano, Petro Poroshenko, declaró que aunque no se trata todavía de los suministros de armas ‘letales’, EEUU podría tomar la decisión sobre el envío de armas ‘defensivas’ a Kiev ya dentro del año fiscal vigente.

Rusia planteará esta pregunta a EEUU y a los garantes de los Acuerdos de Minsk (Francia y Alemania), aunque “apenas tenga algún efecto”, confesó Konstantín Zatulin, el diputado de la Cámara baja del Parlamento ruso y vicejefe del Comité encargado de las relaciones con los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

“Claro, vamos a llamar la atención [sobre este hecho], pero a mi ver, hay que estar preparados para que a pesar de cualquier diálogo, el asunto va a progresar tal y como ya sucedió antes. Así, es obvio que tendremos [Rusia] que activar nuestra política respecto a Ucrania”, destacó el parlamentario.

Moscú tendrá que actuar conforme a sus intereses nacionales, algo que “puede presentar unos desafíos serios”, notó.

“[Los suministros de armas] violan el espíritu de los Acuerdos de Minsk, que estipulan la retirada de los armamentos y no su envío”, explicó.

Respecto a las razones de la Administración Trump para proceder con tal decisión controvertida, Zatulin opinó que es un síntoma de la “falta de pretensiones” y de “pereza para enterarse del asunto”.

“Los funcionarios de mediano nivel de EEUU se rigen por el principio de ‘cuánto peor para Rusia, mejor’. Y los gerentes más altos hoy en día quieren deshacerse de las acusaciones de ‘ser agentes del Kremlin’, así que permiten a sus empleados y sus socios ucranianos ‘tonterías’ de este tipo”, concluyó.

Decisión controvertida

Rusia se pronuncia en contra de los suministros de armas a Ucrania por una variedad de razones, comentó el senador ruso, Frants Klintsevich.

“Como persona con experiencia militar, quiero recordar que la mera noción de ‘armamento defensivo’ es muy vaga. La posición de Rusia está clara: estamos en contra de cualquier suministro de armas a un país donde se libra una guerra civil”, afirmó.

Además, el recibir equipos militares de EEUU, Kiev puede considerarlo como una forma de apoyo a su curso agresivo respecto a Donbás, lo que tendrá un efecto desestabilizador, opinó el senador ruso.

Además de Rusia, varios políticos europeos se pronunciaron en contra de tales envíos. Entre ellos el exministro de Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, calificó la iniciativa de “muy arriesgada y contraproducente para la solución de la crisis”.

También, el presidente del comité militar de la OTAN, Peter Pavel, declaró “no ver la necesidad” de suministrar a Kiev las armas ‘letales’ porque “eso solo aumentaría el sufrimiento de la población”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here