Inicio Latinoamérica y Caribe México JCM: 8° Aniversario de la recuperación de las tierras comunales y fundación...

JCM: 8° Aniversario de la recuperación de las tierras comunales y fundación de Xayakalan

Por Daniela Linares e Isaac Gutiérrez/ JCM Jalisco

185
0
Compartir

El pasado 29 de Junio del 2017 se celebró el octavo aniversario de la recuperación de las tierras comunales y la fundación del municipio de Xayakalan en las costas de Ostula, municipio de Aquila, Michoacán.

Acompañad@s de compañeros y compañeras de lucha del Estado de Jalisco como la Unión Campesina Zapatista del Sur, la organización Defendamos el Cerro de la Reina en Tonalá, un compañero de la comunidad Wixarika y un par de compas de CDMX, y después de algunas horas de viaje sobre la carretera, las curvas de la costa michoacana le permitieron a la vista y al olfato encontrarse con el mar, pronto el ambiente se tornó húmedo y caluroso y los ánimos y la moral dieron una subida notoria. Tras otra serie de curvas se vislumbraron algunas mantas que nos dejaron claro que habíamos llegado a nuestro destino: “Bienvenidos a Santa María Ostula, aquí la guardia comunal los protege”, rezaba la primera que observamos.

Al acercarnos a la entrada de la Encargatura de Xayakalan otras mantas nos hablaban de la fuerza y la dignidad de este pueblo “Es mejor morir de pie que vivir de rodillas”, “Lo que no te mata te hace más fuerte”, el papel que el Congreso Nacional Indígena y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional juegan en la identidad y el trabajo de la comunidad es claro.

Al llegar al espacio donde se celebró la mayoría de las actividades nos recibieron jóvenes y adultos, hombres y mujeres, con sonrisas cálidas y manos firmes. La comida que se nos ofreció tenía no sólo el sazón perfecto, sino que también era claro el trabajo colectivo y organizado para poder saciar a todos y todas, una serie de cartulinas pegadas en la cocina nos permitía observar los roles que cada quien tenía asignado para contribuir a esta actividad fundamental, cuidar la comida por la noche, cocinar el desayuno/la comida/ la cena, hacer las tortillas, hacer el agua, etc., etc.

Algunos metros abajo de donde nos encontrábamos se podía apreciar la playa, y como las actividades del festejo aún no iniciaban decidimos aprovechar y nadar en esa agua que refleja la lucha por la vida.

Al volver del breve chapuzón comenzó el festejo, iniciando con una serie de participaciones de compas comuneros de Xayakalan, que nos relataron el inicio y el progreso de su lucha, el costo de defender la tierra del narco y de las fuerzas represivas del Estado cuyos papeles no era fácil diferenciar, nos contaron sobre el caminar que han seguido en estos 8 años de resistencia, de ofensiva y de construcción.

La lluvia apareció de repente y con esa rapidez con la que llegó se intensificó, pero esto no estuvo ni cerca de detener la celebración. Después de la participación de los compas comuneros se abrió el dialogo entre las comunidades, organizaciones y colectivos presentes, compañeros y compañeras de todo el país compartieron sus saludos a la comunidad de Ostula y comentaron sobre sus propias luchas y procesos, la solidaridad de los pueblos y de la clase trabajadora se vio, se escuchó, y se hizo presente.

Al culminar estos saludos y comparticiones se le dio la palabra a compañeros y compañeras concejales del Concejo Indígena de Gobierno y a su vocera Marichuy Patricio, quienes abordaron la importancia del trabajo desde abajo que las comunidades como Ostula llevan realizando, y el esfuerzo que representará abrir la senda para el andar de los de abajo.

Posteriormente se celebró un acto cívico donde se rindieron Honores a la Bandera Mexicana a cargo de la Guardia Comunal y posteriormente se entonó el Himno Nacional en náhuatl y en español.

Continuó la celebración con las participaciones artísticas, con bailables y con canciones se pintaron sonrisas en todos los rostros presentes, las tarimas empapadas no entumecieron el sonido del zapateado y el estruendo del agua no detuvo las voces y sus demandas de lucha, las participaciones socioculturales no requirieron de la palabra explícita para demostrar su carácter anticapitalista y combativo.

El festejo se extendió durante toda la noche y los pies cargados de lodo no dejaron de bailar. La alegría y la lucha son parte fundamental de la dignidad, dignidad que Ostula ha demostrado desde hace muchos años.

Sabemos que con el trabajo arduo que los y las compas en Xayakalan mantienen cotidianamente, y con el esfuerzo de quienes luchamos en otros espacios, la dignidad rebelde se expandirá hasta que los territorios libres se vuelvan todo un país, todo un mundo.

¡Viva Xayakalan y su Guardia Comunal!

¡Viva Santa María Ostula!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here