Inicio España España experimenta durante la crisis la mayor concentración bancaria de los grandes...

España experimenta durante la crisis la mayor concentración bancaria de los grandes países de la UE

270
0
Compartir

España es el mercado europeo que ha experimentado la mayor concentración bancaria durante la crisis, con cuotas de negocio en manos de los cinco primeros agentes muy superiores a las acumuladas por entidades gemelas en mercados comparables.

El porcentaje de activos bancarios que gestiona el top five ha escalado desde el 42,4 por ciento existente cuando la subprime estadounidense propagó la crisis al 61,8 por ciento al cierre del pasado ejercicio, según el informe anual ‘EU structural financial indicators’ del BCE. El dato ha quedado ya desfasado con la intervención del Popular y su adjudicación al Santander y se reforzará cuando Bankia absorba a BMN.

Sobre el mapa general, el negocio en manos de las mayores entidades es, incluso, inferior al 63,4 por ciento medio de Europa, si bien en el cálculo de esa referencia condiciona la posición de absoluto dominio por parte de los bancos principales en mercados de pequeña dimensión como Grecia, Holanda, Malta, Estonia o Lituania, donde su participación excede el 80 por ciento. En Francia, Alemania, Reino Unido e Italia las cuotas oscilan entre el 31,4 y el 43 por ciento.

El reactivo de las uniones son las dificultades. El mapa español ha pasado de estar configurado por unas 60 entidades a reducirse a una docena con las sucesivas oleadas de fusiones, en su mayoría para evitar la caída de antiguas cajas de ahorros, casi hasta la intervención del Popular. El sector enfrenta un problema estructural de resultados, con el desplome a cero de los tipos de interés y la débil contratación. Cuando el flujo de ingresos escasea -el crédito se ha reducido un tercio en España-, hay un incentivo en buscar mejoras vía eficiencia y productividad.

La presión para nuevas transacciones es continua por parte de supervisores -BCE y Banco de España- y organismos internacionales, como el FMI. En mercados como Italia o Portugal se da por inevitable, mientras que en España no quedaba tan claro después del intenso proceso experimentado.

Las entidades medianas, las más expuestas a una integración, se aferran a la independencia y querer probar la viabilidad de su modelo de negocio apegado al territorio o de nicho. La capacidad de resistencia a entrar en operaciones depende, sin embargo, de factores exógenos que afectan al conjunto de la banca europea.

Por un lado el BCE tardará aún en dar la vuelta a la política monetaria y las expectativas es que las subidas de tipos serán limitadas y progresivas; lo que obliga a sobrevivir más tiempo con los estrechos márgenes y cuando se han agotado casi todas huchas -plusvalías por venta de deuda, participadas o negocios o rebaja en la retribución de los depósitos-. Por otro lado, organismos como el Comité de Basilea o la EBA dan por casi cerrado el marco regulatorio, pero la realidad es que su aplicación es progresiva y exige unos recursos cada vez más difíciles de levantar.

http://www.eleconomista.es/banca-finanzas/noticias/8436646/06/17/La-mayor-concentracion-de-los-grandes-paises-de-la-UE.html

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here