Inicio Destacado Más de 30 crímenes de odio en 3 meses de protestas opositoras...

Más de 30 crímenes de odio en 3 meses de protestas opositoras en Venezuela

220
0
Compartir
Asesinatos con objetos, golpizas y sicariato se han registrado en los más de 100 días de protestas de la derecha venezolana. | Foto: Misión Verdad

Ser “chavista” es la razón para que grupos violentos torturen, linchen e incluso quemen vivos a simpatizantes de la Revolución Bolivariana y el Gobierno venezolano.

En los más de 100 días de protestas de la oposición venezolana se han registrado al menos 30 crímenes de odio contra personas simpatizantes de la Revolución Bolivariana y el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, de acuerdo a información de la Defensoría del Pueblo.

Linchamientos, golpizas, actos de terror psicológico e, incluso, la quema de personas identificadas con el chavismo, reflejan la existencia de un patrón sistemático de odio en la vanguardia violenta de la oposición venezolana, que hacen de esta amenaza una realidad emergente e innegable.

Entre los crímenes más evidentes se encuentra el caso de dos jóvenes que fueron quemados en la ciudad de Maracaibo, capital del estado venezolano de Zulia, el domingo 2 de julio durante el denominado trancazo convocado por la oposición venezolana.

Así como el caso de Héctor Anuel, quemado vivo por encapuchados el martes 18 de julio en el municipio Diego Bautista Urbaneja del estado Anzoátegui.

La víctima, quien se desplazaba en una moto, fue atacado con un mortero por grupos violentos de la oposición.

Otro asesinato de este brote de odio fue el de Almelina Castillo el 19 de abril, a causa de una herida en la cabeza provocada por el lanzamiento de una botella de agua congelada, desde un edificio de la parroquia La Candelaria en Caracas.

El joven Bryan Principal también fue asesinado en las afueras de la urbanización Alí Primera de Barquisimeto, creada por la Gran Misión Vivienda Venezuela durante el Gobierno de Hugo Chávez, en el estado Lara. El lugar era asediado por vecinos antichavistas de clase media alta.

El 18 de mayo fue apuñalado y quemado el joven Carlos Ramírez por supuestamente ser chavista, el 20 del mismo mes el joven Orlando Figuera fue quemado por manifestantes de la oposición venezolana y falleció por un paro cardiopulmonar.

El 29 de junio fueron quemados dos jóvenes de la ciudad venezolana de Barquisimeto: Henry Escalona y Wladimir Peña de 21 y 27 años, respectivamente, quienes se identificaron como simpatizantes del Gobierno de Nicolás Maduro.

El joven identificado como Giovanny González de 24 años fue quemado y apuñalado el 26 de junio por encapuchados en La Castellana al confundirlo con un “chavista”.

El sábado 27 de mayo, en la ciudad de Cabudare cerca de Caracas (capital), Danny Subero de 34 años, teniente retirado de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) fue agredido luego de ser llamado infiltrado en el acto fúnebre en memoria de Manuel Sosa que habría fallecido por disparos en una protesta opositora en la misma zona el día anterior.

Subero, que se encontraba en el lugar de la concentración, fue rodeado por un grupo de jóvenes que al ver su carnet para conducir vehículos militares lo golpeó salvajemente hasta acabar con su vida. Su cuerpo presentó heridas de bala y su moto fue quemada.

El linchamiento de un exmilitar venezolano por parte de un grupo de opositores que lo acusaron de “infiltrado” es “un crimen de odio sin precedente que evidencia que la oposición podría haber perdido el control de los actos que promueven”, explicó el experto en Derechos Humanos, Wilman Verdú.

El presidente venezolano Nicolás Maduro calificó el hecho como “un crimen de odio que llena de heridas el corazón de la patria” e informó que los responsables estaban identificados e irían presos.

Por su parte, el defensor del Pueblo, Tareck William Saab, señala que en este brote de odio se destacan dos tendencias: la de aparición de grupos de exterminio y la persecución o escraches a figuras identificadas con el chavismo en lugares públicos, como centros comerciales y sitios de esparcimiento.

Asimismo, expresó su condena y manifestó que los crímenes de odio “desarrollaron su caldo de cultivo violento en Venezuela entre abril y mayo”. Además, hizo un llamado a hacer frente a este “brutal fenómeno” que atenta contra la paz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here