Compartir

MADRID (Sputnik) — Los observadores españoles invitados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela para vigilar el proceso de elección a la Asamblea Constituyente emitieron una declaración conjunta en la que dieron su visto bueno a la validez de los comicios.

“Desde nuestra perspectiva como acompañantes internacionales, reiteramos nuestra absoluta sensación de que el proceso fue limpio, transparente y de que los 8.809.320 votos computados por el CNE se corresponden con la realidad”, dijo en rueda de prensa Vicent Garcés, antiguo eurodiputado del PSOE que formó parte de la delegación.

La misión de observación española en los comicios de Venezuela del pasado 30 de julio estuvo formada por el mencionado Vicent Garcés, la senadora Vanessa Angustia —del grupo confederal Unidos Podemos-En Marea— y por Fran Pérez, responsable de extensión internacional de Izquierda Unida.

“El CNE aseguró el derecho al sufragio libre y secreto a toda la población y, en especial, con las medidas de contingencia adoptadas a las personas afectadas por la violencia en lugares focalizados del territorio”, reza la declaración conjunta.

En su comparecencia ante la prensa para presentar las conclusiones de la misión de acompañamiento, Fran Pérez valoró como “masiva” la participación del 41,53% de los inscritos en el censo electoral a la vista de la “tensión política” en la que se desarrolló el proceso

“En ciertos barrios de clase media y alta se organizaron barricadas y se dieron signos de violencia, por lo que el CNE preparó centros alternativos de contingencia para garantizar el derecho al voto”, destacó el dirigente de Izquierda Unida.

Según la versión de los observadores, en esos centros de contingencia se procedió al voto con las mismas garantías que en el cualquier otro lugar de votación.

“Todos los chequeos y verificaciones sobre el sistema de voto electrónico han demostrado la pulcritud y limpieza del proceso”, opinó Vicent Garcés.

Preguntado por las denuncias de manipulación en el recuento por parte de la empresa Smartmatic, el antiguo europarlamentario socialista replicó que dicha compañía no aportó pruebas que validen sus acusaciones.

“Hubo más de una veintena de elecciones con este método: en ninguna se pudo demostrar fraude y en esta tampoco”, añadió Garcés antes de apuntar que Smartmatic no tiene permisos para revisar el recuento final porque los datos esos enviados a un centro de agregación del voto al que solo tiene acceso el CNE.

Además de sus testimonios, los acompañantes españoles presentaron un declaración de del Consejo de Expertos Electorales Latinoamericanos (CEELA) que también admite la validez del proceso.

“Entendemos, por todo lo visto y oído, que la solvencia técnica y profesional del Consejo Nacional Electoral de Venezuela es incuestionable y un buen ejemplo para procesos electorales en otras latitudes”, concluye la declaración

Valoraciones políticas

En el terreno político, los observadores rechazaron la invitación de la prensa a analizar cuál debe ser la actuación de la Asamblea Constituyente en las próximas fechas para dar una solución a la crisis del país porque, a su modo de ver, esas valoraciones trascienden su labor de observación.

No obstante, los observadores aprovecharon la ocasión para reivindicar la constitucionalidad de la convocatoria ante aquellos que acusan a Nicolás Maduro de no tener competencias para llamar a una constituyente.

“Algunos voceros de la oposición como Julio Borges o Freddy Guevara pedían hace no mucho la convocatoria de una constituyente, cuando creían que estaban en una posición que les permitiría ganar en las urnas”, apuntó Pérez.

Además, Garcés rechazó las voces que acusan a la Asamblea Constituyente de ser un bloque monolítico afín al Gobierno porque, a su modo de ver, “el origen sectorial y territorial de los candidatos permite una representación plural de la compleja sociedad venezolana”.

Los observadores recordaron que los 545 diputados constituyentes fueron elegidos entre más de 6.000 candidatos pese a que la mayoría de los sectores opositores decidieron no participar en el proceso.

Tanto Pérez como Garcés denunciaron los comportamientos de la derecha venezolana, que, a su modo de ver, pretende ganar “por otras vías” un poder que no consiguió a través del voto.

“Estoy viendo cosas que vi en Chile en los años 70 como el acaparamiento de alimentos o la desestabilización económica”, afirmó Garcés.

Finalmente, los observadores opinaron que decisiones como la de España de no reconocer a la Asamblea Constituyente tienen más que ver con un rechazo a las propuestas políticas del Ejecutivo de Caracas que con cuestiones de procedimientos democráticos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here