Compartir

La tensa situación en el mar de China Meridional hace que Vietnam amplíe sus lazos con Estados Unidos, su principal enemigo en el pasado. ¿A qué grado de profundidad pueden llegar las relaciones entre Washington y Hanói? El analista Antón Tsvetov comparte con Sputnik su opinión sobre este asunto.

La lucha de los diplomáticos vietnamitas durante la reciente cumbre de ministros de la ASEAN respecto a la resolución del conflicto en el mar de China Meridional causó una ola de críticas en los medios chinos. La soledad de Vietnam en esta batalla le empuja a los brazos de Estados Unidos, afirma el analista.

Durante la reciente reunión del ministro de Defensa vietnamita, Ngo Xuan Lich, y el Secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, las partes acordaron, supuestamente, la vista de un portaviones estadounidense a un puerto vietnamita en 2018.

La última vez que un portaviones estadounidense estuvo en las inmediaciones de las costas de Vietnam fue en 1975, pero sus objetivos eran diametralmente opuestos, señala el entrevistado.

Tsvetov subraya que, después del encuentro entre los dos titulares de Defensa, los vietnamitas recibieron un ‘pequeño regalo’: el destructor estadounidense USS John McCain atravesó las aguas del mar de China Meridional, disputadas por Pekín.

También aparecieron rumores sobre un supuesto convenio sobre la venta de 24 convertiplanos V-22 Osprey por un precio de 3.000 millones de dólares. Este trato parece muy poco factible. De hecho, lo más probable es que se trate de un ‘globo sonda’ para comprobar la reacción de la ciudadanía, asevera Tsvetov.

“De todas maneras, las autoridades vietnamitas no pueden ceder sus posiciones en su disputa con China desde el punto de vista político. Los intentos de Pekín de fortalecer sus posiciones en el mar de China Meridional desembocaron en el aumento de los sentimientos antichinos en la sociedad vietnamita”, manifestó el experto.

“El Partido Comunista de Vietnam está cayendo en la trampa: los gestos duros diplomáticos estropean las relaciones con China, mientras que cualquier concesión arruinaría las relaciones con su propia población. Las tensiones en las relaciones con el gigante asiático hacen que Vietnam se convierta en la mejor opción para Estados Unidos”, añadió.

No obstante, incluso si se produjera un acercamiento entre Hanói y Washington, el Gobierno vietnamita sabe bien dónde está el límite de este proceso, concluyó Tsvetov.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here