Compartir

El mundillo de la farándula está muy revuelto en Rusia. Vive sus horas más bajas porque son las más falsas de su historia. Se ha llenado de una “culturilla” de medio pelo, ese tipo de mercancía que es el equivalente en la cultura del serrín en la carpintería. La causa es el capitalismo, esto es, una imposibilidad absoluta: el intento de convertir el arte en una industria.

Si siguen las noticias de Rusia les habrá llegado el eco lejano de que el director de cine y de teatro Kirill Serebrenikov ha sido detenido y luego sometido a arresto domiciliario, lo que a algún medio cultureta ha aprovechado para lo de siempre, al más viejo estilo URSS: Putin es un dictador, en Rusia se persigue a los intelectuales díscolos, críticos, etc.

El caso es que Serebrinkov ha sido detenido por el delito de malversación de fondos públicos, es decir, por meter en un bolsillo indebido unos dineros que el Estado le dio para que desempeñara su función seudocultural; en otras palabras: Serebrenikov no era alguien ajeno al gobierno de Medvedev sino todo lo contrario (vivía del presupuesto público).

Si damos otra vuelta a la rosca habría que añadir que Serebrenikov se disponía a rodar una película sobre Viktor Tsoi, el icono del rock ruso por antonomasia que empieza con una falsificación de la realidad que, vista desde occidente, no puede ser más oportunista: Serebrenikov hace pasar al ídolo como un homosexual, lo cual es falso.

Podríamos sospechar, entonces, que se trata de otra campaña homófoba auspiciada por el Kremlin. Pero a la revista Shanghai y demás gacetilleros occidentales nadie les ha avisado de que aquí tienen carnaza para otra campaña como la de Chechenia. Ellos se lo pierden y nosotros nos quedamos frustrados con una mentira menos.

Para hacernos una idea: recientemente otro de los “escándalos” del cine ruso es la película (una superproducción financiada por el Ministerio de Cultura) del realizador A. Uchitel sobre las aventuras íntimas del último zar, Nicolás II, en la que quien encarna el papel imperial es un actor porno alemán. Ya saben cómo funcionan estos falsos “escándalos”, que no son otra cosa que publicidad gratuita y encubierta para ayudar a pagar el derroche de gastos que genera la basura seudocultural. A falta de estímulos de otro tipo, el morbo siempre vende.

Nikita Mijalkov

Cambiemos de tercio; pasemos a hablar de alguien mejor y más conocido en los medios cinematográficos occidentales, el gran Nikita Mijalkov, que ha abandonado -dando un portazo- otro nido de dinero: el Fondo con el que el gobierno ruso subvenciona determinadas películas (y no otras), administrado por un consejo de 16 personas al que acaba de llegar uno de esos personajes de la farándula moscovita, Natalia Timakova, que auna en su persona dos cargos simultáneos: ejerce portavoz del gobierno y es Directora General de Cine.

La explicación que Mijalkov expone en su despedida nada entre dos aguas, pero es muy interesante por lo sorprendente, ya que tiene poco que ver con la imagen que se expone en occidente del tipo de colaboradores, como Timakova, que rodean a Medvedev y, en última instancia, también a Putin.

Empecemos por explicar que el consejo que gestiona los fondos del cine ruso lo componen tanto tanto políticos -la mayoría- como integrantes del llamado “séptimo arte”. Mijalkov reconoce que Timakova es una persona cualificada, es decir, que si bien aterriza en el consejo por su condición de persona de confianza del Primer Ministro, Dimitri Medvedev, conoce de cerca el mundo del cine.

Sin embargo, el punto de vista “ideológico” de ambos es opuesto, añade Mijalkov, y Timakova va a imponerlos en el consejo porque tiene poder y competencias para ello. Lo que el cineasta quiere decir es algo así como que en Rusia la política se va a imponer al arte, una tesis muy repetida en todas las partes del mundo, mucho más que la otra tesis, la de que el dinero se va a imponer al arte, que se acepta resignadamente como si fuera una maldición que hay que aguantar, es decir, el arte está obligado a soportar la presencia del dinero pero no la de la política (ni siquiera cuando uno, el dinero, llega a través de la otra, la política).

Pero todo esto es un aburrido seudodebate. Lo mejor llega cuando Mijalkov sale de la rueda de prensa y a preguntas de un periodista afirma que “Timakova afronta numerosas cuestiones corrientes con una rusofobia latente”. ¿Es rusófoba la portavoz del gobierno ruso?, ¿de un gobierno calificado de nacionalista?, ¿de qué está hablando Mijalkov?, ¿quién es Timakova?

El choque entre ambos, Mijalkov y Timakova, refleja el dilema en el que se mueven los círculos ideológicos dominantes en Moscú. El cineasta expresa la aversión (por no decir repugnancia) de grandes masas de la sociedad rusa actual contra políticos del estilo Timakova que hace 25 años en Madrid hubieran calificado de “beautiful people”.

Para entendernos, Timakova es como Carmen Alborch cuando era ministra de Cultura del PSOE; gente exquisita que se viste de gala para la ópera o la galería de arte, con la diferencia de que la rusa (y su marido Alexander Budberg) forman parte de los círculos “liberales”, o “neoliberales”, o “ultraliberales” que en Rusia son aún más indeseables que aquí.

En Rusia a estos círculos se los asocia con los tiempos duros de Yeltsin y Gaidar, cuando la liquidación del socialismo cayó como un fardo sobre las costillas de los trabajadores, los cooperativistas, los pensionistas, los funcionarios… En las altas esferas, a los críticos de aquella etapa, como al mismo Putin, se los considera nacionalistas, partidarios de la autarquía, las empresas públicas, etc.

En lo sustancial, desde 1999 Putin depuró implacablemente a aquella costra de vividores, pero en absoluto se desprendió totalmente de ella que está muy presente en altos cargos del gobierno y la administración, ciertos medios de comunicación opositores, empresas, universidad…

En el terreno cultural (por llamarlo de alguna manera), si el cine se convierte en una industria (como cualquier otra), se somete a las leyes del mercado, que son las del más fuerte, es decir, las de Hollywood, por lo que ocurrirá como en todo el mundo: las salas se llenan de ese tipo de cine insufrible, taquillazos que lo mismo se exponen en Moscú, que en Madrid o en Tegucigalpa.

La cultura es nacional; la industria es internacional (“global”). Ahora bien, no se confundan: una industria internacional es como la socorrida “comunidad internacional” o la “coalición internacional” que masacra Siria, o sea, Estados Unidos.

Mijalkov quiere otra cosa; quiere financiar cine ruso.

La portavoz del gobierno ruso, Natalia Timakova, con su marido Alexander Budberg

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here