Compartir

Salieron de las escasas nubes a plena luz plomiza del día. Dos misiles. Poblado de Arhab, al noroeste de Yemen. Dieron de lleno en un modesto motel. Nadie pudo escapar; tampoco los que estaban en los alrededores. Los muertos una vez constituidos en tales siempre bailan. En las estadísticas, en las efímeras noticias que las agencias occidentales emitieron el miércoles 23 de agosto de 2017, luego en el recuerdo. Nadie pregunta quiénes lanzaron los misiles. Fueron aviones del ejército de Arabia Saudí que también bailan en el cielo de Yemen. 39 muertos, 70 muertos… en el poblado de Arhab. En 2014 una rebelión en todo el país depuso al gobierno más corrupto del cuerno arábigo, el de Yemen, uno de los países más pobres. Arabia Saudí “lidera” una ofensiva contra los rebeldes para mantener bajo su influencia un país que considera su patio trasero. Es otra historia de un David contra un Goliat. Arabia se aprovisiona de armamento en cantidades ingentes que prueba en Yemen. Ese armamento está suministrado por países occidentales como España. Desde el puerto de Bilbao el buque Bahri Jeddah partió el 18 de agosto con sus bodegas llenas de armamento hacia Arabia Saudí.

Nadie conocía lo que cargaba el buque Bahri Jeddah en el puerto de Bilbao. Su adusta figura, azul y blanca como el cielo, sí es conocida porque atraca regularmente. Las letras árabes en su eslora solo permiten sospechar que tiene bandera del Golfo árabe. Hasta que por un hecho noctámbulo y casual se descubrió que la ruta que hace desde hace años es en realidad transporte de alto material militar. Un bombero, Ina Robles, al que la Diputación había designado la custodia de la carga, se negó a participar en el embarque al saber que constaba de misiles y que el destino era Arabia Saudí. “Sabía lo que estaba sucediendo en Yemen, leo las noticias”, dijo después. Acogiéndose a su derecho a la objeción de conciencia, rehusó participar en retén de vigilancia de la carga. La Diputación, administración provincial de la que dependen los bomberos, le abrió en abril un expediente disciplinario sin saber que con ello estaba dando luz a uno de los mayores escándalos que se han dado en la bien pensante sociedad bilbaína: el negocio de las armas en Euskadi con destino a donde mueren miles de personas.

El caso del bombero dio la vuelta a redacciones y televisiones de toda España. Era una paradoja en toda regla y la evidencia de una doble moral sin límite. Años atrás, el Parlamento europeo había solicitado el embargo militar y económico con Arabia saudí al considerarla sospechosa de financiar milicias salafistas en todo el oriente y parte de África. El único en Europa que parecía haber cumplido la resolución europea era el bombero Ina Robles, mientras la obviaban de forma fragrante el gobierno español, la Diputación de Bizkaia y el Puerto autónomo de Bilbao, dependiente del Ministerio de Fomento español

Lanzagranadas español incautado a las tropas saudíes en Yemen. Foto: Terror Monitor.

Empresas españolas

Detrás estaba otra danza: la de las cifras. Entre 2009 y 2016, las empresas españolas han pasado de un negocio de 46,22 millones de euros a un total de 1.245. En enero de 2017 el monarca español Felipe VI visitó Arabia Saudí con representantes de 24 empresas ligadas al armamento, dos asociaciones empresariales y el Consejo de Seguridad Nuclear. Pero ya antes, el carguero Bahri Jeddah engullía contenedores y contenedores de “explosivos” desde el puerto bilbaíno. La Cadena Ser desvelaba hace unos días el baile de cifras con precisión de contable: 44 contenedores el 19 de octubre de 2016; 52, el 1 de diciembre; 35, el 10 de febrero de 2017; 26, el 13 de marzo; 45, el 19 de abril; 110, el 14 de julio; cerca de 40, según ha podido saber la revista Hincapié, el 18 de agosto. Son 352 contendores. Alrededor de 9.975 toneladas de bombas, granadas, misiles. En su mayoría lanzagranadas C90 fabricado por Instalaza. Instalaza, ubicada en Zaragoza, tuvo como destacado representante a Pedro Morenés y Alvarez de Eulate, reciente ministro de defensa español y actual embajador de Espña en EEUU.

Desde otros puntos de España se envían a Arabia Saudí vehículos de alta movilidad BMR-600 fabricados por Enasa, y el VAMTAC, fabricado por Urovesa.

La moral

En Bilbao, en plena celebración agostiana de sus fiestas, en el pregón y en las txosnas se pueden ver carteles de solidaridad con los refugiados que huyen de sus países por guerra o miseria hacia Occidente. Sin embargo, el escándalo del puerto de Bilbao y su ruta de armamento está en una especie de neblina colectiva. Algunos partidos políticos guardan un sepulcral silencio, esperando que la noticia del expediente al bombero objetor Ina Robles pase lo más rápido posible. Como muestra un botón. Una agrupación electoral de base, GUK, del municipio de Getxo, perteneciente y colindante al Puerto de Bilbao, instó en el pleno del mismo abril a cuantificar el envío ilegal de armas a Arabia Saudí. El PNV, que gobierna el ayuntamiento de Getxo, la Diputación, y el Gobierno vasco, se abstuvo. Esta distante posición escondía la relación con el negocio de las armas que ha existido en Euskadi. Una relación donde la política y la economía se entrecruzan hasta borrar los límites. En días recientes, el periodista y colaborador de la revista hincapié, Ahoztar Zelaieta revelaba que la consignataria que gestiona el almacenamiento del armamento en el puerto de Bilbao hacia Arabia saudí, estuvo presidida por quien fuera presidente del PNV de Bizkaia, Javier Atutxa, padre de la actual presidenta del partido en la provincia.

Los pingües beneficios de las armas quedaron en la memoria de los bilbaínos y habitantes de Getxo más comprometidos. Para los más desmemoriados y reacios a establecer relaciones de causa consecuencia, el atentado terrorista cometido en Las Ramblas de Barcelona y Cambrils el 17 de agosto ha sido un shock. Jóvenes impregnados de un salafismo auspiciado por los regímenes de Arabia Saudí y Qatar, mataban a 15 personas. En apenas un par de días, el alcalde de Getxo que se había abstenido en la moción que pedía el control de las armas a Arabia saudí, congregaba a los partidos a condenar el atentado en Barcelona.

Sobre todos los pueblos de Yemen y la misma capital donde prendió la revuelta contra el poder en 2014, casi cada semana es un 26 de abril de 1937 que viviera Gernika. Salvo que las bombas y explosivos que caen desde su cielo provienen de un lugar muy cercano a Gernika.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here