Compartir

La ONU estima que las pérdidas de los países occidentales alcanzaron en tres años 100.000 millones de dólares, mientras las de Rusia, solo entre 52.000 y 55.000 millones de dólares, lo que quiere decir que Occidente perdió casi dos veces más que el país eslavo, escribe la revista rusa Expert.

“Desde el punto de vista de las pérdidas de los ingresos, el costo de las sanciones para los países que las promovieron alcanza unos 3.200 millones de dólares al mes”, declaró Idriss Jazairy, relator especial de la ONU para Derechos Humanos.

Jazairy subrayó que las “medidas para adaptar la economía rusa a la crítica situación dieron resultados positivos”.

“Permitieron garantizar un cambio libre del rublo, reducir para mediados de 2016 los indicadores de la inflación y hacer girar la economía hacia la diversificación”, explicó.

Por su parte, el analítico Bogdan Zvarich señaló que los datos de la ONU parecen reflejar la realidad ya que las contramedidas, la reducción de las importaciones y su sustitución, les dieron a los productores rusos impulso para desarrollarse y vender sus artículos.

Según el experto, la economía rusa se adaptó al régimen de sanciones. Zvarich pronosticó también el crecimiento del consumo interior y como consecuencia, de la economía en general.

Otro analista, Kiril Yakovenko, indicó que Alemania, como economía dominante de la UE, se vio afectada más que otros países como el Reino Unido, Polonia, los Países Bajos, Ucrania y Francia.

Yakovenko supone que los países desarrollados pierden mucho ante todo por no poder suministrar tecnologías a Rusia que fue un mercado grande e importante para ellos. Europa, prosiguió, no recibió unos 80.000 millones de dólares por las exportaciones no realizadas.

“Si los daños de los países europeos y Rusia se miden no solo en moneda sino también en el número de puestos de trabajo, entonces, se puede suponer que en tres años, a raíz de sus propias sanciones, Europa perdió unos dos millones de puestos de trabajo, mientras Rusia, 10 veces menos, unos 200.000”, concluye la revista.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here