Marinella Correggia decidió un día que permanecería en el lado de aquellos que reciben las bombas. Se considera una liliputiense que intenta detener al gigante que organiza los conflictos, al tiranosaurio que mata a los países que apoyan el terrorismo. Y no está sola, junto a ella mucha gente empieza a despertar y a denunciar que la OTAN crea las guerras, causa destrucción y empobrecimiento, nunca responde por el daño que hace. Vea más en el documental: ‘OTAN: licencia de impunidad’.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.