MOSCÚ (Sputnik) — Moscú expresa a Varsovia su protesta decisiva por los nuevos casos de vandalismo contra monumentos a los soldados soviéticos que yacen en el suelo polaco, declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

“Estamos indignados ante el nuevo acto de vandalismo en relación con el monumento a los soldados libertadores en Polonia”, indica el comunicado oficial de la Cancillería rusa.

La Cancillería denuncia que en la ciudad de Strzegom del voivodato de Baja Silesia los supuestos “patriotas” escribieron letreros que calificaban a los militares caídos de “ocupantes soviéticos” y que aludían a “la destrucción del pueblo polaco”, algo que refleja los enfoques falsos que divulga enérgicamente el Gobierno de Varsovia.

Según el documento, las ideas sobre la supuesta culpabilidad por igual de los agresores hitlerianos y de la URSS en el desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial no solo tergiversan burdamente los hechos históricos, sino además incitan a los vándalos a arremeter contra las esculturas y lápidas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia exige que las autoridades polacas reparen las consecuencias de las acciones sacrílegas de los vándalos y restauren los monumentos, así como encuentren y castiguen a los culpables.

Los monumentos de la época soviética en Polonia sufrieron en los últimos meses numerosos ataques, respaldados por la ley aprobada a finales de julio que prohíbe la propaganda del comunismo, y es utilizada como pretexto para eliminar cualquier obra relacionada con la antigua URSS.

A finales de septiembre la embajada rusa en Varsovia expresó su protesta ante el ultraje del cementerio-mausoleo de los soldados soviéticos en la capital de Polonia y demandó la restauración del monumento.

Unos desconocidos escribieron en la estela central del recinto conmemorativo y en otros monumentos “Muerte a los traidores”, “¡Fuera de nuestro país!” y otros letreros insultantes.

Además, los vándalos arremetieron contra monumentos a los soldados soviéticos en otras ciudades de Polonia, en particular, en Sosnowiec y en Olsztyn.

Durante la liberación de Polonia de la ocupación nazi perdieron la vida unos 600.000 militares de la antigua URSS, y otros 700.000 prisioneros de guerra soviéticos perecieron de mano de los alemanes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.