Compartir

VIENA (Sputnik) — París debe dejar de obstaculizar la labor de los periodistas de la agencia rusa Sputnik, declaró el embajador ruso ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Alexandr Lukashévich.

“Llamamos a nuestros colegas franceses a renunciar a la segregación y a la obstrucción de la labor de los periodistas; y al representante de la OSCE para la Libertad de Prensa, Harlem Désir, a tomar nota de esta situación sintomática y, si es necesario, a asesorar a París para que cumpla adecuadamente los compromisos asumidos en nuestra organización”, dijo Lukashévich al intervenir ante el consejo permanente de la organización.

Explicó que, según los datos de su oficina, el 5 de octubre la periodista de la agencia Sputnik Gaëlle Nicolle fue expulsada de una rueda de prensa que se celebró en el Palacio del Elíseo tras un encuentro entre el presidente galo, Emmanuel Macron, y el primer ministro iraquí, Haider al Abadi.

Nicolle, que había confirmado con antelación su acreditación ante el Elíseo, fue obligada a abandonar el edificio por la encargada de prensa de la presidencia francesa, Marion Burlot, bajo el pretexto de que su nombre supuestamente no figuraba en la lista de periodistas acreditados.

“Por tanto puede tratarse de una falta de coordinación entre diversas estructuras de la administración presidencial francesa o, lo que es más probable, de un juego sucio y calculado contra la agencia de información rusa”, considera Lukashévich.

Además, según el diplomático ruso, el servicio de prensa del Elíseo hace caso omiso a las repetidas solicitudes de Sputnik de otorgarle una suscripción a sus alertas, mientras la Cancillería francesa no proporciona a los periodistas de esta agencia el acceso a las ruedas de prensa electrónicas disponibles en su sitio web.

“Aunque nadie le prohíbe oficialmente a Sputnik trabajar en Francia, de hecho tiene cerrado el acceso al Palacio del Elíseo y al Ministerio de Exteriores de Francia”, constató Lukashévich y comentó que “a lo mejor decidieron seguir el ejemplo de las autoridades ucranianas que declararon toda una guerra a aquellos medios rusos y extranjeros, entre ellos varios occidentales, que, en opinión de Kiev, no son lo suficiente leales”.

Sputnik ha sufrido en más de una ocasión las restricciones a su trabajo legítimo por parte de las autoridades en países de la Unión Europea.

Así, en noviembre de 2016 la Eurocámara aprobó la resolución ‘Sobre la comunicación estratégica de la Unión para contrarrestar la propaganda de terceros en su contra’ encaminada a limitar las actividades de los medios como Sputnik.

Ese mismo año, la página web Sputnik Letonia fue bloqueada en el dominio nacional.lv por supuestas violaciones de la normativa de la UE que estipula restricciones contra quienes “atentan contra la integridad territorial” de Ucrania.

En febrero de 2017, trascendió, además, que los servicios de seguridad de Estonia recomendaron a funcionarios públicos no prestar declaraciones a periodistas de Sputnik.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here