Inicio Artículos El PSOE, ala izquierda del PP

El PSOE, ala izquierda del PP

149
1
Compartir

Darío Herchhoren.— Si recurrimos a la historia reciente de España, veremos que el PSOE refundado en Suresnes por Felipe González con la anuencia vigilante de Carrero Blanco, siempre fue una pieza fundamental del sistema, al igual que el PP. El sistema europeo de partidos, siempre apostó a la existencia de dos partidos a saber: Uno de derecha (el PP) y otro de “izquierda” (el PSOE); pero controlando a ambos y que el gobierno (no el poder) se fuera turnando entre uno y el otro. A partir de esta afirmación podemos concluir que PP y PSOE son las dos caras de la misma moneda.

En 1982 el PSOE aprovechó las ansias de cambio del pueblo español, con un discurso ultra revolucionario, y ganó con mayoría absoluta las elecciones, ungiendo a un sedicente Felipe González, que gobernó España durante 13 años. Ese gobierno se destacó por el ingreso de España en la UE, lo cual implicó la destrucción de la flota pesquera española, que era una de las mayores del mundo, el cierre de empresas emblemáticas del estado español como Altos Hornos de Vizcaya y Altos Hornos del Mediterráneo, la privatización de Telefónica de España, el fin de Tabacalera, la venta de Seat, y en general la liquidación del estado español como motor económico del país que había sido la política ejercida por el franquismo. Y para remachar el clavo, nos metió en la OTAN.

Todos estos hechos, puestos en práctica por el PSOE, se llevaron a cabo gracias a que el PSOE era la “izquierda”, y por ello no tuvo demasiada resistencia a esos emprendimientos. Si esa política hubiera sido puesta en práctica por el PP, hubiera generado graves disturbios callejeros que seguramente producirían muertos y heridos, que era conveniente evitar. Es decir; que el PSOE, hizo la política del PP.

El PSOE, que en tiempos del franquismo prácticamente no existía; fue teledirigido por el CESED, servicio de inteligencia creado por el almirante Luis Carrero Blanco y financiado generosamente por la Fundación Ebert, que era y es el motor económico del Partido Socialdemócrata alemán. Pero esa financiación no era gratis. Había que pagar esa deuda y se hizo entregando Seat a Volkswagen, y mediante la compra de locomotoras Siemens para el AVE Madrid Sevilla. Las relaciones entre el gobierno del PSOE y el gobierno alemán de Willi Brandt eran casi carnales gracias a los buenos oficios del embajador alemán en Madrid, Guido Brunner, que era un conscupio militante del PSD alemán. Otra vez, política de derechas (PP), pero puesta en práctica por el PSOE. Así llegamos al gobierno de Aznar, un mediocre político de raíz franquista al cual el PSOE nunca se opuso en forma frontal, sino que ejerció como “leal oposición” al gobierno de Su Majestad.

Ya estamos en 2016, y Mariano Rajoy Brey, es candidato a repetir como Presidente del Gobierno español. Pero para ello necesita los votos de otros partidos y no le alcanzan los que tiene asegurados con el partido Ciudadanos, la marca “blanca” del PP. Le hace falta que el PSOE se abstenga en el Congreso de Diputados. Entonces, el viejo “aparato” del PSOE, encabezado por el siempre servil (ser vil) Felipe González, y su ladero Alfredo Pérez Rubalcaba, le mueven la silla a Pedro Sánchez, lo descabalgan de la Secretaría General del partido, y el grupo parlamentario se abstiene para que el PP gobierne sin dificultad. Otra vez el PSOE apuntala al PP. No caben dudas, son naipes del mismo palo.

Estamos ahora en 2017, y la situación en Cataluña se le pone fea al gobierno del PP. Amaga con aplicar el Art. 155 de la Constitución Española para disolver al gobierno catalán, y encarcelar a todo bicho viviente. Y otra vez necesita formar un bloque; y no le sirven los mequetrefes de Ciudadanos; y lógicamente; ¿Quien les va a echar una mano? Siempre el PSOE está dispuesto a ayudar en casos de necesidad; y apoya y refuerza al PP en esta nueva cruzada. Otra vez el PP y el PSOE pegados como el culo al calzoncillo. “Et pluribus unum”. En castellano “unidad en la pluralidad”.

Hace un día, en Zaragoza, Pedro Sánchez, Secretario General del PSOE, que apoya explícitamente al PP, manifestó en forma hipócrita que los problemas políticos se resuelven mediante actos políticos y no con la Fiscalía, los jueces y las prisiones. ¡Hacía una semana apoyaba la entrada en prisión de los consejeros catalanes! ¡Otra vez más PSOE, PP, la misma mierda es!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here