Otoñal tarde de perros
En mi celda de dos metros cuadrados
Un paso, dos, tres, tres y medio y…
¡Alto! media vuelta.

Y a empezar de nuevo
A mis espaldas cargo
Treinta años de cerrojos, llaves y candados
Pero siempre la conciencia puede más
De lo que el miedo puede.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.