En 2015 Cuba se convirtió en el primer país del mundo en recibir la validación por eliminar la transmisión materno-infantil del VIH y la sífilis congénita de madre a hijo. Para lograrlo registró una tasa del 1.85 %, por debajo del promedio regional, y por debajo de la meta del 2 % acordada por la Organización Mundial de la Salud. El desafío es mantener ese derecho a nacer sano, y hoy Cuba lo cumple.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.