Compartir

MONTEVIDEO (Sputnik) — El autoritarismo del Gobierno que preside Juan Orlando Hernández en Honduras ha propiciado que más de la mitad de la población haya salido a manifestarse en Tegucigalpa en rechazo al “fraude” de las elecciones del pasado 26 de noviembre, dijo a Sputnik el expresidente Manuel Zelaya (2006-2009).

“Las movilizaciones son la ira del pueblo contra el autoritarismo y el robo que impone un fraude descarado”, dijo Zelaya, quien encabeza algunas de las tomas realizadas por simpatizantes de la Alianza de Oposición en la capital hondureña.

Zelaya, que no pudo terminar su mandato pues fue derrocado en 2009, agregó que “estamos pendientes de diferentes tomas a nivel nacional, (pero) no tenemos duda de que hay una respuesta del 70% del pueblo en las calles protestando contra este fraude”.

La movilización convocada por la Alianza de Oposición busca presionar al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para que proclame al ganador de las elecciones.

Algunos manifestantes obstaculizaron el tránsito de calles con la quema de neumáticos y la colocación de artefactos punzantes, ante lo cual autoridades policiales lograron establecer el orden de manera pacífica, según la prensa local.

Pero la investigadora Lucía Vijil, del Centro de Estudio para la Democracia en Honduras, dijo a Sputnik que a lo largo de la jornada hubo “disparos de las Fuerzas Armadas hacia personas y no con balas de goma”.

Honduras sigue sin saber quién será el presidente de los próximos cuatro años a casi tres semanas de que se celebraran elecciones generales.

La noche de los comicios, cuando se llevaban escrutadas el 57% de las mesas electorales, el candidato opositor Salvador Nasralla tenía una ventaja de cinco puntos sobre el actual presidente Hernández.

Sin embargo, y tras anunciar un fallo en el sistema, el TSE dijo que el mandatario había revertido la tendencia en su contra y superaba por unos pocos miles de votos a Nasralla.

El 10 de este mes finalizó un escrutinio especial voto por voto en 4.753 mesas electorales cuyas actas no fueron transmitidas en la noche de las elecciones, y terminó con 50,95% de los votos a favor de Hernández, mientras que Nasralla consiguió el 31,54% de esos sufragios.

El presidente consiguió así una ventaja de 50.438 votos sobre Nasralla, quien mantiene que hubo fraude y pidió que se revisen “las 18.128 actas, incluyendo los votos y los cuadernillos”.

Después de ese recuento especial, el TSE ha estado revisando 125 impugnaciones que los candidatos realizaron y el jueves aseguró que pronto anunciará los resultados.

A principios de esta semana, el TSE había previsto que daría a conocer al ganador de los comicios antes de Navidad, ya que por ley el plazo máximo para proclamar el resultado final es de 30 días.

El 26 de noviembre más de seis millones de hondureños fueron convocados a votar para elegir al presidente, a tres vicepresidentes, 128 diputados y suplentes, 298 alcaldes y 20 miembros del Parlamento Centroamericano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here