Las tecnologías rusas que posibilitan detectar aviones furtivos del enemigo pueden pasar a formar parte del sistema de defensa antiaérea unida de la OTSC —Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva—, declaró el jefe del Estado Mayor Conjunto de la alianza, Anatoli Sídorov.

Las innovaciones rusas que permiten deshabilitar las tecnologías furtivas del enemigo pueden ser usadas en la creación del sistema de defensa antiaérea unida de la OTSC, declaró el militar, citado por el medio ruso Rossiyskaya Gazeta. Sídorov comentó que dichas innovaciones serían efectivas tanto contra la aviación enemiga como contra los ataques con misiles.

Este prometedor sistema, cuyo nombre es Rezonans NE, funciona gracias al principio de reflexión resonante de radioondas desde la superficie de aparatos aéreos, lo que permite rastrear aeronaves o misiles enemigos de manera más sencilla, explicó Alexandr Sherbinko, vicedirector gerente de la Oficina de diseño Rezonans, que se ocupa de la creación de esta tecnología.

“Este modelo puede ser de gran interés teniendo en cuenta la creación del sistema de defensa antiaérea unida de la OTSC, cuya inauguración está prevista para el año 2020”, dijo Sídorov.

Al día de hoy los sistemas de defensa antiaérea unidos ya han sido creados en las regiones de Europa del Este y el Cáucaso. Por ahora el proyecto es bilateral y se realiza junto a Kazajistán, que ratificó el acuerdo necesario para llevarlo a cabo. Actualmente se está negociando la firma de acuerdos semejantes con otros miembros del bloque como Kirguistán y Tayikistán.

La creación del sistema de defensa antiaérea unida en la región de Asia Central es una condición clave para el desarrollo y la integración dentro de la OTSC, apuntó Sídorov.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here